violencia mujer
El otro 30% corresponde a delitos de violencia sexual. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Henry Urpeque

La Unidad de Víctimas y Testigos del Ministerio Público de Lambayeque atendió en lo que va de este primer semestre del año un total de 750 casos, y de estos más del 50% corresponde a casos de mujeres agredidas por sus parejas, y otro 30% a delitos de violencia sexual, informó la coordinadora de la Unidad Distrital de Asistencia a Víctimas y Testigos, Neysla Guevara.

La especialista detalló que la cifra es superior al primer semestre del año 2017, lo que significa que cada día aumenta el número de mujeres víctimas de violencia y menores víctimas de violencia sexual.

“Es una pena que se incremente esta cifra, eso significa que hay más personas que están sufriendo estos delitos. Las denuncias son más que el año pasado que cerramos con 1 767 casos, ahora ya estamos junio y tenemos casi 800, digamos que por la cifra creemos que habrá más víctimas al cierre del año. Por esto estamos intensificando la atención y asistencia legal, psicológica y sexual a todas las víctimas”, indicó.

En el caso de los delitos de trata de personas se viene intensificando el trabajo con charlas en los colegios, ya que algunas adolescentes desconocen el tema y por ello se viene fortaleciendo el trabajo con charlas y constantes talleres en todas las instituciones educativas.

Medidas de protección no se cumplen

La doctora, hizo un pedido especial a la Policía y al Poder Judicial porque las medidas de protección, no se vienen cumpliendo en su mayoría. Aquí los agresores siguen poniendo en riesgo a las víctimas en el mismo seno del hogar, con amenazas y hostigamientos.

“La mujer pone la denuncia, el Juzgado le da las garantías, la policía notifica, pero solo es un papel simplemente. La policía tiene que hacer un seguimiento, tiene que actuar, porqué las víctimas denuncian que son nuevamente agredidas y allí tenemos que orientarlas y explicarles que deben exigir, como medidas más drásticas, retiro del hogar, detención u otros”, agregó finalmente.