El papa Francisco en Puerto Maldonado: “Esta no es tierra huérfana, es la tierra de la Madre”

El Sumo Pontífice tuvo encuentro con los ciudadanos de Madre de Dios y peregrinos en el Instituto Jorge Basadre como parte de sus actividades en Puerto Maldonado.
El papa Francisco continúa sus actividades en Puerto Maldonado. | Fuente: RPP

“Lo primero que me gustaría transmitirles, y lo quiero hacer con fuerza, es: esta no es un tierra huérfana, es la tierra de la Madre”. El papa Francisco tuvo un encuentro este viernes con los ciudadanos de Madre de Dios y los peregrinos que llegaron a esta región para verlo, en el Instituto Jorge Basadre. A lo largo de su mensaje, les pidió no sentir que viven en una “tierra huérfana” y advirtió sobre los peligros de actividades como la extracción de oro, la cual amenaza la vida de los fieles y la conservación de la naturaleza.

El Sumo Pontífice agradeció la presencia en el lugar de fieles de la Amazonía, de los Andes peruanos y de peregrinos de países vecinos. “Qué linda imagen de la Iglesia que no conoce fronteras y en la que todos los pueblo encontrar un lugar”. Destacó que la región tiene un “bellísimo nombre: Madre de Dios”, a partir de lo que recordó a la Virgen María, quien vivió en “una aldea lejana, perdida, considerada también por tantos como ‘tierra de nadie’”. “Allí recibió el saludo y la invitación más grande que una persona pueda experimentar: ser la Madre de Dios. Hay alegrías que solo las pueden escuchar los pequeños”.

Francisco pidió a los fieles que vean en María como una Madre y agregó que “donde hay madre, no está ese mal terrible de sentir que no pertenecemos a nadie”. Fue así que transmitió el mensaje de que Madre de Dios no es una “tierra huérfana”, sino “tierra de la Madre”. “Si hay madre, hay hijos, hay familia, hay comunidad. Y donde hay madre, familia y comunidad, no podrán desaparecer los problemas, pero seguro que se encuentra la fuerza para enfrentarlos de manera diferente”.

Contra los abusos y la esclavitud

El Papa dijo luego que es doloroso ver como algunos quieren hacer de Madre de Dios una “tierra anónima, sin hijos, una tierra infecunda, un lugar fácil de comercializar y explotar”. Como respuesta invocó a recordar siempre, generación tras generación, que la región “no es una tierra huérfana” y que “tiene Madre”.

Como en su anterior discurso en el Coliseo Regional Madre de Dios, Francisco advirtió sobre la problemática de la esclavitud contemporánea. “Nos hemos acostumbrado a usar el término ‘trata de personas’, pero en realidad deberíamos hablar de esclavitud: esclavitud para el trabajo, esclavitud sexual, esclavitud para el lucro. Duele constatar como en esta tierra, que está bajo el amparo de la Madre de Dios, tantas mujeres son desvaloradas, menospreciadas y expuestas a un sinfín de violencias”.

El Papa pidió que no se ‘naturalice’ la violencia hacia las mujeres. “No nos es lícito mirar para otro lado y dejar que tantas mujeres, especialmente adolescentes, sean ‘pisoteadas’ en su dignidad”.

También advirtió que algunas de las personas que llegan a la Amazonía en busca de trabajo “se basaron en el brillo prometedor la extracción del oro, pero el oro puede convertirse en un falso dios que exige sacrificios humanos” y los falsos dioses “lo corrompen todo”. “Corrompen a la personas y las instituciones, también destruyen el bosque”.

Invocación

Como respuesta a estos peligros, el Sumo Pontífice invocó a los fieles a que “se sigan organizando en movimientos y comunidades de todo tipo para ayudar a superar estas situaciones; y también a que, desde la fe, se organicen como comunidades eclesiales de vida en torno a la persona de Jesús”. “Jesús nos prometió la vida verdadera, auténtica, eterna. No ficticia, como las falsas promesas deslumbrantes que, prometiendo vida, nos llevaron a la muerte”.

“Tengo esperanza en ustedes, en el corazón de tantas personas que quieren una vida bendecida. Han venido a buscarla aquí, a una de las explosiones de la vida más exuberantes del planeta. Amen a esta tierra, siéntanla suya. Huélanla, escúchenla, maravíllense de ella”, pidió sobre el cierre de su discurso. “No la usen como un simple objetivo descartable, sino como un verdadero tesoro para disfrutar, hacer crecer y transmitirlo a sus hijos”.


0 Comentarios
¿Qué opinas?