Aprueban dar licencia a trabajadores en caso de familiar enfermo

La norma establece el derecho de los trabajadores de la actividad pública y privada a gozar de una licencia de 7 días con goce en caso un familiar cercano estuviese enfermo grave.
Foto: Congreso

La Comisión Permanente del Congreso aprobó por unanimidad un proyecto que establece el derecho de los trabajadores a gozar de una licencia con goce de haber por siete días, que podrían ser ampliados con el adelanto de sus vacaciones, en caso de tener un familiar directo en grave estado de salud.

La norma busca establecer el derecho de los trabajadores de la actividad pública y privada a gozar de una licencia de siete días con goce de haber en caso tuviese un hijo, padre, madre, cónyuge o conviviente enfermo diagnosticado en estado grave o terminal, o que sufran accidente que ponga en serio riesgo su vida, a fin de asistirlo.

El proyecto, dictaminado por unanimidad en la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, señala que, de ser necesario, la licencia podría ser extendida por 30 días adicionales a cuenta del período vacacional.

En caso de existir una situación excepcional que hiciera ineludible la asistencia al familiar directo, el trabajador podrá compensar las horas utilizadas para dicho fin con horas extraordinarias de labores, previo acuerdo con el empleador.

La situación de emergencia debe ser comunicada al empleador dentro de las 48 horas para ejercer ese derecho, adjuntando el certificado médico suscrito por el profesional de la salud autorizado que acredite el estado del familiar directo enfermo o el grave riesgo para la vida del accidentado.

La iniciativa, presentada por la congresista Cecilia Tait (GPPP) con el respaldo de su bancada, fue aprobada sin ningún voto en contra ni abstenciones.

Al iniciarse el debate, Rolando Reátegui (GPF) cuestionó la propuesta legislativa por considerar que en el sector privado los empleadores siempre conceden ese tipo de permisos a la sola solicitud del trabajador.

La opinión fue cuestionada por Mauricio Mulder (CP), quien afirmó que los derechos no son dádiva a favor de los trabajadores, y por tanto deben ser protegidos mediante una ley. Mariano Portugal (GPPP) afirmó que se trataba de un acto de conciencia que reconoce un derecho del trabajador.

A su vez, Javier Bedoya (APGC) precisó que los empleadores no estaban obligados a dar licencia con goce de haber y podrían negarse en algunos casos, sobre todo en la administración pública, por lo que se hacía necesario aprobar la norma para establecer ese derecho a favor de los trabajadores con familiares en grave estado de salud.

“Los derechos no son una dádiva y deben ser protegidos”, opinó Mauricio Mulder (CP). Añadió que se trataba de favorecer al trabajador para que cumpla una acción humanitaria a favor de un familiar directo, por lo que propuso aprobar el proyecto sin mayor debate.

Segundo Tapia (GPF), Lourdes Alcorta (APGC), Marisol Espinoza, Rogelio Canches y Teófilo Gamarra (NGP), Javier Velásquez (CP) se pronunciaron a favor Rennán Espinoza y José León (ambos del GPPP) cuestionaron la redacción del dictamen y sugirieron precisar sus alcances antes de su aprobación.