Las calles y plazas de un barrio entero cercado por el agua constituye ahora una amenaza de infecciones. | Fuente: Andina

Descubre el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

Comenzamos otra semana que seguirá marcada por denuncias y procesos judiciales en el marco general de la lucha contra la corrupción. Por lo pronto la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales abordará hoy las denuncias contra el ex Fiscal de la Nación, Pedro Chávarry. Algunas de ellas esperaban turno desde hace meses, pero hubo que pasar por la crisis de la moción de censura a Daniel Salaverry para que cambien las conductas del presidente de la Comisión, César Segura y de la bancada de Fuerza Popular. Pero también el Fiscal Germán Juárez Atoche ha hecho saber que ha terminado la investigación preliminar a Ollanta Humala y su entorno, por lo que se espera que la acusación fiscal y el juicio oral puedan producirse en breve lapso.

La única actitud que corresponde ante estos anuncios es la reafirmación de que la Justicia debe ser aplicada con la misma severidad a todos, con prescindencia de sesgos y simpatías políticas. Eso vale, naturalmente, para los cuatro últimos gobiernos, así como para quienes actualmente ejercen el poder. Y eso incluye la necesidad de que el presidente Martín Vizcarra aclare los vínculos de su empresa constructora, de la que se dice fue contratada por el Consorcio liderado por Odebrecht, que obtuvo la concesión de la carretera IRSA Sur.

La emergencia por una tubería rota

No sabemos todavía si es corrupción o negligencia lo que ha causado una grave inundación de aguas sucias en el distrito de San Juan de Lurigancho. Pero ciertamente los graves daños al patrimonio y la salud no pueden ser atribuidos a la mala suerte. ¡Nada menos que el día del aniversario del más grande distrito de nuestro país! El recién juramentado alcalde Alex Gonzáles declaró haber alertado hace más de diez días sobre malas señales a los especialistas de SEDAPAL, sin lograr una intervención preventiva, que hubiera evitado que miles de vecinos vieran sus hogares inundados por agua de los desagües. Hemos visto calles convertidas en canales y vecinos desplazándose en botes, y lo grave es que esta vez no se trata de un desastre natural, ni inundaciones producidas por lluvias u olas del mar.

Se trata de la rotura de una cañería, se nos dice, atorada por la mala costumbre de echar residuos sólidos al sistema de alcantarillado. Las calles y plazas de un barrio entero cercado por el agua constituye ahora una amenaza de infecciones. La flamante ministra de Salud, Zulema Tomás, estará esta mañana en RPP para dar explicaciones sobre lo que ella observó en el lugar de los hechos. Pero, por respeto a los ciudadanos afectados, los responsables técnicos de SEDAPAL, del ministerio de Vivienda o de la Municipalidad distrital tienen que explicar porqué no intervinieron antes de que fuera demasiado tarde.

El gas de Bolivia

Esta semana esperamos también aclaraciones técnicas y políticas sobre la mejor manera de garantizar el acceso al gas en el Sur de nuestro país. Se acerca el fin del mercado del gas boliviano en Argentina y Brasil, puesto que ambos países cuentan ahora con yacimientos nuevos que satisfacen ampliamente sus respectivas necesidades. Con el proyecto de gasoducto del Sur paralizado y el ducto de Camisea encaminado a la exportación, ha llegado la hora de preguntarnos si nos conviene o no importar gas de Bolivia, al menos, mientras no seamos capaces de aprovechar adecuadamente de nuestras reservas.

La decisión tiene una connotación estratégica porque concierne a nuestras relaciones con un país vecino, que mantiene una relación difícil con Chile. Pero también es políticamente sensible porque varios departamentos del Sur se sienten perjudicados y cuentan ahora con gobernadores decididos a imponerle condiciones al Estado central. Ya sabemos que los temas energéticos no deben ser tratados con simplificaciones y precipitación. En este campo, como en todos, gobernar es prever.

Las cosas como son

¿Qué opinas?