“Quiero verlo preso”, dice trabajadora que denunció a Freddy Díaz por violación sexual

La mujer contó nuevos detalles sobre el día en que Freddy Díaz habría abusado de ella. Afirmó que hará todo lo que esté su alcance para que se corrobore su verdad. "Él está mintiendo, está mintiendo ante un juzgado, y eso es delito”, sentencia.

El congresista Freddy Díaz ha sido suspendido por 120 días a raíz de este caso.
El congresista Freddy Díaz ha sido suspendido por 120 días a raíz de este caso. | Fuente: Congreso Comunicaciones

La extrabajadora del despacho de Freddy Díaz contó al portal Epicentro TV su testimonio de lo que ocurrió el pasado 26 de julio, fecha en que el suspendido legislador habría abusado de ella tras beber alcohol en su oficina por la asunción de Lady Camones (Alianza para el Progreso) como titular del Parlamento.

“Mientras más repita mi historia, si eso sirve de algo, pues, lo voy a hacer, así me duela, así me quiebre, así me ponga a llorar, y después de esta entrevista estoy segura de que voy a ir a mi casa y voy a estar peor, (empieza a llorar) pero no me importa, porque todo lo que quiero es verlo preso”, relata la mujer al recordar el fatídico día.

Antes de que Díaz fuera a beber con la trabajadora de su despacho, el sancionado legislador estuvo con sus colegas Idelso García y Eduardo Salhuana en el despacho de este último tomando vino, según La República.

Tras la reunión con sus colegas, Freddy Díaz fue al despacho donde su entonces trabajadora elaboraba un informe anual de trabajo antes de que se cumpliera la fecha límite para subirlo al sistema. “¿Quién se va a enterar?”, le preguntó el congresista al proponerle brindar por la victoria de Camones Sorianos, quien recientemente fue censurada del cargo. 

“Aparte, ha ganado Lady Camones, tú y yo nunca nos hemos sentado a brindar así. “Un brindis”, me dice: '¿Qué es un brindis?'”, relató la víctima.

“Me dice: ¿Sabías que acá la gente se pone a tomar? Y yo le digo: ‘ah, sí, claro, de otras áreas también me han dicho oye, ven acompáñanos’, pero, yo, sinceramente, prefiero evitar, le dije’”, agregó.

"Díaz Monago insistió en beber"

Aunque inicialmente no quiso aceptar la propuesta, la mujer confesó que se sintió presionada ante la insistencia del legislador, sobre todo por su condición de poder. Tras beber la primera botella de licor, la presunta víctima quiso irse del despacho, pero Díaz le dijo: “¿Cómo te vas a ir tan temprano? Espérate un rato. A ver, voy a ver qué más hay en mi repisa”.

Luego de buscar en su repisa, Díaz, según el relato de la denunciante al portal Epicentro TV, sacó una botella de whisky y le pidió a su extrabajadora continuar libando.

Un detalle que la agraviada no contó en la Cámara de Gesell, pero sí al mencionado portal, es que, en un momento de la “celebración”, Díaz Monago le echó seguro a la puerta de su despacho con la excusa de que sostendrían una “conversación privada”.

“Hay algo que no he mencionado en la Cámara de Gesell. Que cuando él abre la botella de whisky, o sea, cuando me dice ‘vamos a tomar eso’, sirve el primer vaso y luego dice ‘oye, pero, ¿sabes qué?, si te voy a contar cosas, esta conversación es privada, mejor le echo seguro a la puerta”. De su despacho. Y yo dije “¿Hm?”. Le echó seguro a su puerta", relató.

Despertó inconsciente

Tras beber un poco de whisky con el excongresista de Alianza para el Progreso (APP), la mujer perdió el conocimiento y se despertó, al promediar las 04:00 a.m., en posición “boca abajo” en el sillón del despacho de Díaz Monago.

“No había ropa interior, o sea, cuando veo, no tenía mi ropa interior. Algo me ha pasado, pero no lo quería creer, y dije: ‘No, ¿acá en el trabajo?’”, se preguntó la agraviada, quien empezaba a sospechar de haber sido ultrajada.

En medio del desconcierto, la mujer seguía sin concebir la idea de que un hecho así se registre en el Congreso, pero al notar que sus pantys estaban “mal acomodados” y que “no tenía ropa interior” sus sospechas iban cobrando fuerza.

“Estaba confundida. Yo dije para mis interiores, pensé “algo me ha pasado”. Pero estaba en modo negación porque yo no quería creer que me había pasado, no, no quería imaginarme lo peor en ese momento. Pero sí me levanté con un dolor horrible, horrible, acá en mi coxis", indicó.

La mujer estuvo casi una hora sin salir de la oficina, finalmente a las 5:15 a.m. se logra abrir la puerta del despacho. Afuera le esperaba su amigo “Arturo”, el trabajador que precisamente grabó horas antes al congresista Freddy Díaz saliendo apurado del despacho.

“Cuando abro, “Arturo” me encuentra con la nariz ensangrentada, desacomodada, desarreglada […]. Me puse a llorar. Más no recuerdo, solo recuerdo que vi mi celular, sí, porque quería saber qué hora era y vi que me estaba llamando todo el mundo”, manifestó.

“No quería verme a mí misma. En ese momento solo tenía vergüenza, miedo, y estaba en un estado de negación. Porque Arturo me decía “¿qué te ha pasado?”. “No, no me ha pasado nada, nada, no", agregó.

Niega relación esporádica con Freddy Díaz

En declaraciones a Epicentro TV, la denunciante también recalcó que nunca tuvo una relación con Freddy Díaz, tal como el suspendido congresista le contó al Ministerio Público.

“Para empezar, yo nunca he tenido absolutamente nada con ese sujeto. Puedo poner las manos al fuego, mostrar todo lo que tenga que mostrar para que se corrobore mi historia, mi verdad […]. Y, ojo, él está mintiendo, está mintiendo ante un juzgado, y eso es delito”, sentenció.

Así, la mujer afirmó que luchará hasta el final para que todo el peso de la ley recaiga sobre el congresista Freddy Díaz, actualmente suspendido por 120 días.

“Así la justicia no salga a mi favor, igual, yo ya estoy haciendo todo, todo lo posible para que se logre, para mitigar este dolor porque de verdad es horrible (llora). Dices “¿cómo es posible? La forma cómo me atacó sexualmente para mí es humillante, muy humillante, porque nadie que te respeta, nadie que dice al menos tener una relación esporádica contigo te deja tirada como basura, así”, puntualizó.