Entrevista al defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez. | Fuente: RPP Noticias

El defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez, se mostró optimista en que el Congreso de la República no apruebe en una segunda legislatura los cuestionados dictámenes que forman parte de la reforma política. En entrevista con RPP Noticias, recordó que, en medio de este enfrentamiento con el Ejecutivo, el país atraviesa una crisis sanitaria y económica.

"Lo sensato, lo alineado con el marco constitucional debiera ser que se reconsidere y que este proyecto no culmine finalmente en una pretendida reforma. Sería ideal que tanto el Ejecutivo con el Legislativo se pongan de acuerdo porque parece no advertir, mientras están en un conflicto político, que tenemos un país en crisis sanitaria", señaló el defensor.

Gutiérrez también advirtió que lo aprobado por el Congreso "rompe el equilibrio de poderes" debido a que afecta directamente a otras instituciones que también controlan el poder, como la Defensoría del Pueblo y el Tribunal Constitucional, los cuales han quedado "muy debilitados", mientras que el Parlamento "sale fortalecido".

"Aquí hay una ruptura del equilibrio de poderes. No hay que olvidar que la Defensoría del Pueblo no tiene función ejecutiva. Son sus opiniones, sus informes, sus fiscalizaciones han contribuido para controlar el poder (…) El defensor del Pueblo es un contrapeso y es la voz de las personas más vulnerables", cuestionó.

Finalmente, advirtió que "si se le quita esta garantía" a la Defensoría del Pueblo, esta y otras instituciones quedaran "muy debilitadas" para realizar sus funciones. En ese sentido, recordó que en uno de sus más recientes informes sobre la situación del oxígeno en el país motivó a una respuesta del Ministerio de Salud, algo que no sería posible si prospera esta norma.

Más temprano, Walter Gutiérrez envió una carta al presidente del Congreso, Manuel Merino de Lama, en la que le expresó su preocupación por las reformas sobre inmunidad parlamentaria y prerrogativas de altos funcionarios aprobadas por el Parlamento, las cuales, en su opinión, presentan "insalvables vicios de inconstitucionalidad formales y materiales".

"Al respecto, el Tribunal Constitucional ha señalado que respetar las formalidades resulta esencial para la validez de la reforma constitucional, por lo que no cabe hablar de ella sin el estricto cumplimiento de las reglas para la aprobación de proyectos de ley", dice la carta del defensor.