La reina Letizia, Martín Vizcarra, el rey Felipe y Maribel Díaz, primera dama del Perú.
La reina Letizia, Martín Vizcarra, el rey Felipe y Maribel Díaz, primera dama del Perú. | Fuente: EFE

Descubre el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

Una vez más, una decisión de política exterior viene siendo objeto de una polémica de política interior: la visita de Estado que el presidente Martín Vizcarra realiza a España. Entre los críticos más radicales figuran algunos congresistas de oposición que sostienen que Vizcarra debería regresar de inmediato. Se objeta que Martín Vizcarra haya salido de nuestro país mientras la crisis climática obliga a imponer el estado de emergencia en varias regiones.

Ese argumento desconoce las facilidades de las tecnologías de la comunicación, que permiten que el presidente sepa en todo momento lo que debe saber y decida lo que debe decidir. Pero también desconoce el funcionamiento del gobierno y las tareas que incumben al Primer Ministro y los titulares de los sectores. El viaje de Martín Vizcarra responde a una invitación formulada hace varios meses por el Rey Felipe VI y devuelve la visita que el monarca español hiciera a nuestro país en noviembre pasado.

El viaje tiene objetivos definidos por nuestra Cancillería, que ha sabido aprovechar nuestra calidad de país invitado de honor a la más importante feria de Arte Contemporáneo del mundo hispanoamericano, ARCO. Desde que existe la diplomacia, el intercambio de visitas ofrece la optunidad de profundizar relaciones entre dirigentes, lo que repercute en beneficio de las relaciones económicas, culturales, militares y universitarias.

Detrás del viaje

El discurso del Presidente peruano en la Corte de los Diputados, así como la presencia del Rey en las salas en que se exhiben las muestras llevadas del Perú confirman nuestro buen uso de lo que algunos denominan con una palabra inglesa, “softpower”, poder blando. Las declaraciones de Mario Vargas Llosa celebrando la difusión de nuestra diversidad cultural confirman el interés de la presencia del Jefe de Estado junto a creadores, curadores, galeristas y coleccionistas.

En Estados Unidos, ni los críticos más fieros de Donald Trump propondrían que interrumpa su viaje al Lejano Oriente para hacer frente a las graves acusaciones formuladas contra él por su ex abogado personal.

Por su parte, el ministro de Economía Carlos Oliva habló ante inversionistas españoles, a quienes adelantó que el déficit del 2019 podría ser menor a lo previsto. Para alcanzar la meta de un déficit de 2.3%, Oliva afirmó que el gobierno propone cambios en tres aspectos cruciales: la racionalización de las exoneraciones tributarias, la simplificación del impuesto a la renta y modificaciones del impuesto predial.

El ministro destacó la partida de 15,000 millones de soles que será invertida para garantizar la conectividad entre las regiones de nuestro territorio. Estas iniciativas forman parte del Plan de Infraestructura que será presentado a mediados de año. El objetivo es la reducción de la tasa de pobreza del 21% actual al 18%. Sin embargo, Oliva no ocultó que para lograr esa cifra nuestra economía deberá crecer a una tasa no menor al 5% durante el año en curso y los dos siguientes.

Día de las Enfermades Raras

El día de hoy se celebra la Jornada mundial de lucha contra las Enfermedades raras. La fecha escogida es el 29 de febrero, que es un día “raro”, porque existe solo cada cuatro años, cuando hay año bisiesto. El Ministerio de Salud cumplió con aprobar el reglamento de la ley que define el marco de la acción del Estado frente a estas dolencias, llamadas también enfermedades huérfanas y que afectan a pocas personas.

La Organización Mundial de la Salud calcula que hay en total 7,000 enfermedades raras, que afectan a más del 6% de la población mundial. Entre ellas existen cada vez más enfermedades genéticas que hasta hace poco ni siquiera podíamos diagnosticar. Puesto que cada ser humano cuenta y que el sufrimiento de cada familia vale como el de todas, en buena hora conmemoremos el Día Mundial de las enfermedades raras.

Las cosas como son