Continúan los casos de coronavirus en el Perú.
Continúan los casos de coronavirus en el Perú. | Fuente: Foto: Minsa

Escucha el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

El presidente de la República dio datos sobre la evolución de la pandemia en nuestro país. El número de casos de contagiados, casi diez mil, es superado en Sudamérica solo por Brasil, lo que quiere decir que hay más casos en el Perú que en países de mayor población como Colombia y Argentina. Sin embargo, en relación a sus poblaciones la proporción es mayor en Chile y Ecuador. Vizcarra destacó el descenso del número de muertos, de hospitalizados y de pacientes sometidos a cuidados intensivos.

Esas cifras llevaron a que Vizcarra concluya que estamos ante un “posible punto de inflexión”. La evolución positiva de las cifras depende de que nosotros, los ciudadanos, sigamos respetando las consignas del confinamiento: evitar el contacto cercano con personas que pueden no tener síntomas, pero sí capacidad de contagiarnos la enfermedad que no saben que tienen. Si la inflexión se confirma y se reduce el riesgo del contagio, es posible que a partir del próximo 27 de abril se levanten prudente y parcialmente las actuales restricciones. Lo que no significa que no debamos continuar con las consignas de prudencia.

Entretanto, es indispensable que el gobierno aumente el ritmo de pruebas, tanto serológicas como moleculares, para disponer de un mapa epidemiológico de las regiones, los distritos y los barrios particularmente peligrosos. Tengamos presente el caso de Alemania: el país que mejores índices tiene en Europa es el que mayor número de pruebas viene realizando. Por su parte, el presidente de Francia reconoció anoche las fallas en la gestión de la crisis, en particular la insuficiente disposición de mascarillas y respiradores mecánicos. Macron reconoció también que el programa de educación a distancia no funciona satisfactoriamente y más bien refuerza las desigualdades educativas a causa de “la fractura digital”, que separa a los que poseen de los que no poseen las tecnologías necesarias.

El gobierno ha confirmado que se recurrirá a “la suspensión perfecta de labores”, para evitar que las empresas quiebren por falta de ingresos y la consiguiente incapacidad de pagar salarios a sus trabajadores. Se trata de una medida de excepción que deberá ser previamente autorizada por el Ministerio de Trabajo y que no podrá ser extendida más de tres meses. Economistas y laboralistas discuten la medida, la mayoría de dirigentes sindicales ha repudiado la medida

Otra consecuencia de la crisis creada por el coronavirus es la difícil situación en las prisiones que, como sabemos, tienen en algunos casos tres veces más detenidos que el aforo previsto. Era previsible el contagio, sobre todo si no se dispone de pruebas y mascarillas suficientes. Algunos miembros del personal del Instituto Nacional Penitenciario se han declarado incapaces de ejercer su trabajo. El ministro de Justicia ha anunciado que en 48 horas estará disponible el expenal San Jorge. Afirmó también que serán liberados miles de condenados por alimentos, previo pago de lo que deben a sus familias. No excluyó que el presidente recurra a indultos para condenados por causas ajenas al crimen y el feminicidio.

Frente a la gravedad de la crisis es indispensable que los políticos se abstengan de usar el tema para favorecer sus carreras. El caso reciente más patente es el del ex-presidente boliviano Evo Morales, quien ha pretendido dar muestras de una supuesta sapiencia geopolítica: “China, ha dicho, ha ganado la tercera guerra mundial sin disparar un solo tiro”. Morales sugirió que la pandemia ha sido desencadenada deliberadamente por Estados Unidos y corporaciones multinacionales para eliminar “población innecesaria”. Morales parece desconocer la precaria situación política de su país a causa de su voluntad persistente de permanecer en el poder. Y desconoce también que su estatuto de “refugiado en Argentina” lo obliga a reservas que no parece dispuesto a respetar.

Las cosas como son