Pedro Chávarry y Edwin Oviedo protagonizan audios con el suspendido juez César Hinostroza. | Fuente: Andina

Descubre el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

Hace más de dos mil años, Julio César, general y Sumo Pontífice de la República de Roma, decidió renunciar a su matrimonio con Pompeya, porque ésta había sido acusada de dejar entrar a un hombre al templo en que se realizaba un rito sagrado reservado a mujeres. Los cargos nunca fueron probados, pero Julio César pronunció una frase de repudio que desde entonces forma parte del patrimonio moral de Occidente: “La mujer de César no solo debe ser honesta, sino también, parecerlo".

Por actitudes como esa, Julio César se convirtió en Emperador de Roma y en una de las figuras políticas más influyentes de la historia. Décadas después de su muerte, el propio Jesús diría, observando una moneda romana, que “hay que darle a Dios lo que es de Dios y a César lo que es de César”.

La renuncia como afirmación moral es una actitud poco frecuente en nuestra República. El ministro de Justicia Salvador Heresi, el Presidente del Poder Judicial Duberlí Rodriguez y el propio Pedro Pablo Kuczynski se vieron obligados a renunciar solo para evitar la infamia de una destitución. Y desde hace días vemos al Fiscal de la Nación y al Presidente de la Federación de Fútbol, saltar de argumento en argumento, jurando que se sacrifican en sus puestos en aras del valor superior de la independencia de la Justicia y el futuro del fútbol peruano, respectivamente.

Pedro Chávarry pretende creer que mintió para proteger la imagen de la institución que encabeza. Y no carece de defensores que claman contra un cargamontón mediático, contra los riesgos de la inestabilidad y contra el uso político de audios. Edwin Oviedo cree que su permanencia es necesaria para que el Ricardo Gareca, recién llegado a Lima, acepte un nuevo contrato que nos lleve al mundial de Qatar 2022.

Lo que Chávarry y Oviedo tienen en común es el vínculo turbio con el juez suspendido César Hinostroza y, a través de él, con el mundo del tráfico de influencias y favores recíprocos. Favores dentro y fuera de los tribunales, en los que podría resonar una divisa vergonzosa: Mentirosos a veces, amigos para siempre, delincuentes jamás.

Espejo argentino

Veámonos en el triste espejo que nos ofrece la Argentina postkirchnerista. Un país rico en recursos naturales y en capital humano supera cada mes sus tristes indicadores de inflación, endeudamiento y desempleo. Con la detención de doce funcionarios y empresarios, la justicia ha vuelto a confrontar a la expresidenta Cristina Fernandez de Kirchner con las coimas y la corrupción manifiesta durante los ocho años de su gestión. Para no hablar de asesinatos, incluyendo el del fiscal Nisman que investigaba el más grave atentado antisemita cometido en nuestra región.

La respuesta de Kirchner se limita a denunciar “una causa armada fruto la persecución política de los jueces” y a anunciar que dirá su verdad el viernes en un mitin convocado por sindicatos peronistas, ampliamente beneficiados con el dinero de los contribuyentes.

Las cosas como son

¿Qué opinas?