Autoridades arrestan a 150 usuarios de DarkMarket
Autoridades arrestan a 150 usuarios de DarkMarket | Fuente: Unsplash

Las operaciones internacionales contra grupos en la ‘Dark Web’ siguen activas. Tras el duro golpe contra REvil por parte del FBI, un operativo internacional permitió el arresto de 150 sospechosos involucrados en DarkMarket, uno de los mayores sitios en Internet para la compra y venta ilegal de productos.

Estas detenciones se produjeron en un trabajo conjunto entre el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Europol y autoridades judiciales de varios países.

Bajo el nombre clave “Dark HunTor”, el operativo coordinado forma parte de una serie de medidas tras el cierre de DarkMarket a inicios de año, plataforma que sostenía a medio millón de usuarios y daba soporte a 320 mil transacciones.

“El FBI continúa identificando y llevando ante la justicia a los traficantes de drogas que creen que pueden ocultar su actividad ilegal a través de Darknet”, señaló en comunicado el director del FBI, Christopher A. Wray. “Los mercados criminales de la red oscura existen para que los traficantes de drogas puedan beneficiarse a costa de la seguridad de los demás”.

Arrestos en múltiples puntos de Europa y EE. UU.

El reporte de “Dark HunTor” precisa el número de arrestos realizados hasta la fecha: 65 en Estados Unidos, 47 en Alemania, 24 en Reino Unido, 4 en Italia, 4 en Países Bajos, 3 en Francia, 2 en Suiza y uno en Bulgaria.

Esta red se especializaba en comercializar cuentas de banco robadas, armas y drogas. Como parte de la acción de las autoridades, se logró recuperar 31,6 millones de dólares en fondos repartidos entre dinero en efectivo y criptomonedas. Armas y drogas como anfetaminas, MDMA, opioides y cocaína, entre otras, fueron decomisadas.

Junto con este operativo, se dio de baja a otros mercados negros digitales en Italia. En pocas horas, las operaciones en DeepSea y Berlusconi fueron cerradas en medio de los arrestos y se recuperaron 3,6 millones de euros en criptomonedas.

"La dark web se ha convertido en un facilitador clandestino del comercio ilegal", dijo el inspector postal jefe Gary Barksdale del Servicio de Inspección Postal de los Estados Unidos (USPIS). “Los delincuentes la usan para vender y enviar narcóticos u otras mercancías peligrosas por todo el mundo, a menudo confiando en el sistema postal y los transportistas privados para entregar estos productos ilegales".