Un robot con forma de pez nada en el puerto de Gijón (norte de España) detectando la contaminación presente en el agua.

Según informa la BBC, el prototipo, que fue desarrollado por distintas universidades de Francia, Irlanda y el Reino Unido, está siendo probado en el puerto dicho puerto, donde se está desenvolviendo entre tiburones y tortugas marinas.

Este robot, de 1,5 metros de largo y que toma muestras de agua constantemente, es una nueva herramienta de los científicos contra la contaminación de los mares.

Cada día se ponen a prueba las capacidades del pez robótico. Se prueban sus habilidades de nado, cómo detecta las sustancias químicas y su inteligencia artificial.

Uno de los elementos claves son los censores químicos en el cuerpo del pez que determinan contaminantes como plomo, cobre o fenoles. Toda la información se envía a la costa.