Referencial

Un nuevo modelo informático que simula el complejo proceso de cicatrización de la piel podrá contribuir en la prevención de heridas crónicas y marcas permanentes, según un estudio científico divulgado en Australia.

Se trata del primer modelo matemático que incluye toda la gama de las "complicadas interacciones" que se dan durante la regeneración de una herida, explicó el líder de esta investigación, Scott McCue, de la Universidad de Queensland.

Este modelo bidimensional puede simular procesos normales de cicatrización y aquellos que pueden derivar en heridas crónicas y cicatrices permanentes.

Además es capaz de recrear qué pasa durante los tratamientos aplicados en las diferentes etapas de la herida, afirmó el experto matemático a la emisora local ABC.

Por ejemplo cuando se da una inflamación prolongada en una herida, la regeneración no es normal porque el organismo puede producir mucho colágeno y provocar una cicatriz profunda.

Los científicos determinaron a través de su modelo que si los tratamientos regenerativos se aplican a tiempo es posible "recobrar el proceso de cicatrización normal sin dejar marca, pero hay que actuar antes de que sea tarde", acotó McCue.

En el complejo proceso de regeneración de los tejidos de la piel dañadas por una herida interactúan dos grupos de células, las queratinocitos y los fibroblastos, que se encuentran en la epidermis y la dermis, respectivamente, además de otros factores como la producción de colágeno, según la ABC.

"A medida que se cura la herida, éstas células se mueven a través del sustrato, se multiplican y el programa nos muestra cómo esta migración actúa en la herida", explicó McCue al referirse al estudio publicado hoy en la revista Proceedings of the Royal Society B.

Las limitaciones de este modelo matemático son, entre otras, que no puede determinar cuán pronto debe someterse a un tratamiento en caso de falta de oxígeno, y que sus análisis se limita a heridas pequeñas.

EFE