Foto: Wikimedia

Los grandes tiburones blancos que actualmente surcan el mar Mediterráneo son originarios de Australia, según un estudio de la Universidad de Aberdeen (Escocia) que ha demostrado que estos animales cambiaron de aguas por un error de navegación.

Según publica esta semana Proceedings of the Royal Society B, un error de navegación producido hace 450.000 años durante uno de los periodos de cambio climático que ha sufrido la Tierra, fue el responsable de que un grupo de hembras preñadas llegara al Mediterráneo.

Desde entonces, un número reducido de ejemplares ha permanecido en este mar debido a que, como los salmones, los tiburones tienden a regresar a su lugar de nacimiento. Además, las penínsulas y reducidos canales del Mediterráneo podrían haber dificultado el regreso de los tiburones a su hábitat originario.

Los científicos creen que una combinación de factores, como la inestabilidad climática, los altos niveles del mar y un inusual tipo de corriente marina en forma de torbellino conocida como ‘Anillo de las Agujas’ (un fenómeno que toma su nombre de la Corriente de las Agujas), pudieron ser los causantes de que estos escualos acabaran en el Mediterráneo.

-EFE-