Captura: TWITTER

El Twitter cada día demuestra tener más poder e importancia de lo que muchos creen. El caso de las elecciones canadienses es una muestra de la aplicación de leyes inactuales a la realidad moderna.

Un ´error 2.0´ podría costarle una multa de 25 mil dólares o hasta cinco años de prisión, según una ley de 73 años de antigüedad, informa Mashable.com.

La agencia Elecciones Canadá, responsable de administrar las elecciones federales de ese país, ha informado que se aplicará la Ley de Elecciones de Canadá, y ha puesto hincapié en la sección 329 que manifiesta que "ninguna persona podrá transmitir el resultado o supuesto resultado de los votos en un distrito electoral para el público en otro distrito electoral antes del cierre de todos los centros de votación."

Según informa dicha agencia, aunque la norma fue creada originalmente en 1938 para prevenir que estaciones de radio transmitan prematuramente los resultados, y no fue diseñada pensando en redes sociales como Twitter y Facebook, la ley se deberá aplicar de manera viable también en los medios interactivos de la actualidad.
Asimismo, cualquier publicación podría ser interpretado como una ruptura de la Ley de Elecciones de Canadá, los imcumplidores recibirán la sanción estipulada.

"Como administradores tenemos que informar a la gente y asegurarse de que son conscientes de esta disposición", dijo un portavoz de Elecciones Canadá a Vancouver Sun. "No es que Elecciones de Canadá tendrá control de su cuenta de Twitter, pero si hay quejas, el Comisionado de Elecciones Canadá investigará".


El equipo encargado estará atento a los hashtags o etiquetas  #Tweettheresults y #elxn41, para corroborar que ninguna persona infrinja la ley.