Estos túneles servirán para velocidades muy encima del promedio de los autos Tesla. | Fuente: The Boring Company

The Boring Company, una división del excéntrico Elon Musk, ha terminado con la construcción de su segundo túnel debajo del Centro de Convenciones de Las Vegas, proyecto que permitirá que personas se muevan de un lado a otro a bordo de autos autónomos.

Musk, crítico del servicio de transporte del país, busca conectar distintos puntos de la ciudad a través de estos “metros”. Para esto, utiliza los automóviles de su también empresa Tesla para realizar las pruebas a distintas velocidades.

"Este hito no solo ayuda a marcar el comienzo del transporte en Las Vegas, sino que indica la capacidad del destino para avanzar durante los tiempos difíciles y continuar satisfaciendo las necesidades cambiantes de nuestros visitantes", dijo Steve Hill, presidente del centro de convenciones en un comunicado de prensa.

En Twitter, Elon Musk dijo que el proyecto representa un hito en su búsqueda del "transporte masivo individualizado", un concepto que ha afectado a algunos expertos de la industria como un nombre inapropiado.

Las críticas no se hicieron esperar por expertos, ya que afirman que Musk, en su intento de darle autonomía a las personas, busca realizar túneles cortos de, por ejemplo, solo tres millas, pudiendo ser estos solucionados con carriles de autobuses dedicados en las vías principales.

The Boring Company buscará hacer más de estos túneles en la ciudad en un proyecto que involucra a todo el estado. 

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.

¿Qué opinas?