Microsoft ha conseguido el cierre, por parte de las autoridades, de varios servidores del botnet (robot informático) responsable de la gran distribución de spam en  Estados Unidos. 

Se cerraron varios servidores de un botnet Rustock, que mantenía infectados un millón de computadores que utilizaba para enviar correo no deseado. Se calcula que a través estos ordenadores se enviaba miles de millones de correos cada día, promocionando falsos y peligrosos medicamentos.

Este gran golpe de Microsoft al spam se dio tras localizar su dirección IP de internet de los proveedores que alojaban servidores del botnet en cinco ciudades de EE.UU.

Para la operación de cierre, Microsoft buscó la colaboración la farmacéutica Pzifer (afectada por falsos anuncios de medicamentos), Fire Eye y expertos en seguridad de la universidad de Washington.

Se sabe que Rustock es el responsable del envío de 30 mil millones de correos. Y en promedio un solo ordenador infectado y localizado era capaz de enviar un aproximado de 240.000 diarios.

Aunque este botnet estaba dedicado al spam, una vez operativos su red puede ser utilizada para otras finalidades como la obtención de contraseñas o los bloqueos de servicio, causando problemas en los usuarios que desconocen el control ajeno de sus ordenadores.