NASA

 

La sonda espacial Dawn consiguió acercarse hasta una altitud de 209 kilómetros por encima de la superficie del protoplaneta Vesta y registrar las imágenes más certeras sobre este cuerpo ubicado en el cinturón de asteroides ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter.

Las fotografías dejan visualizar una superficie de montículos y cráteres enterrados cerca de su región ecuatorial. Además, los científicos advirtieron numerosos cráteres pequeños y surcos originados por impactos de otros cuerpos.

“Estamos totalmente encantados con los datos que estamos recibiendo. Parece mejorar cada vez más”, señaló Carol Raymond, subjefa de investigación de la misión para el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Desde que ingresó en su órbita meses atrás, la sonda Dawn ha tomado más de 10 mil imágenes de Vesta. Asimismo, haciendo uso de otros instrumentos mide su campo gravitatorio y determina su composición química.

Vesta es el segundo más grande en su cinturón de asteroides con un diámetro aproximado de 530 kilómetros, es decir, una longitud similar a la de Ecuador o a la del estado de Arizona.