A la prensa escrita en todo el mundo, que sufre las consecuencias de la imparable revolución digital e intenta responder, le quedan pocas opciones para sobrevivir y una de ellas pasa inexorablemente por ofrecer más calidad de sus contenidos.

Esta es la esencia de varios mensajes transmitidos en la 63 edición del Congreso Mundial de Periódicos, que se celebra en Viena desde el 12 al 15 de octubre con participantes de un centenar de países.

Para Luca de Biase, del grupo italiano Il Sole 24 Ore, la salvación de la prensa escrita pasa por "volver a lo básico" y escribir noticias interesantes y contrastadas, adaptables a los medios digitales, donde no existe la falta de espacio que tiene la versión de papel.

Citó como ejemplo de éxito en este sector al periódico "Il Fatto Quotidiano", que ha sabido presentarse como una alternativa a la prensa italiana, informando de los escándalos del Gobierno de Silvio Berlusconi, que otros medios nacionales se niegan a publicar y que cerró el año pasado con 4 millones de euros de beneficios.

También deploró que medios de prestigio como el diario económico Il Sole 24 Ore hayan perdido lectores por haberse apartado del campo al que se han dedicado tradicionalmente, en parte quizás por haber querido copar un espectro demasiado amplio de las noticias.

Han Fook Kwang, director del diario "The Strait Times", está convencido igualmente de la imperiosa necesidad de ofrecer calidad e invertir en ello, ya que "el periodismos de calidad cuesta dinero".

En los pasillos del Centro de Congresos de Viena, donde se desarrolla el evento, otros editores también se lamentaron del descenso de las ventas en la prensa escrita a costa de las ediciones digitales, que siguen sin ser rentables.

Por ello se buscan alternativas sobre como hacer de pago ciertas páginas de los periódicos digitales, como hacen el New York Times o Financial Times y el español El Mundo, entre otros muchos.

EFE