Las redes 5G podrá recuperarse tras la pandemia de COVID-19
Las redes 5G podrá recuperarse tras la pandemia de COVID-19 | Fuente: Pexels

La pandemia de COVID-19 en el mundo ha provocado que gran parte de los sectores económicos con alta proyección de desarrollo en 2020 redujeran o suspendieran actividades debido a las limitaciones propias de una cuarentena. En el caso de las telecomunicaciones, las redes 5G ya estaban siendo implementadas a buen ritmo por las operadoras móviles a nivel global, y ese avance trunco impactará en el pronóstico elaborado previamente sobre su expansión a nivel global.

La firma CCS Insights ha elaborado un análisis respecto al impacto del coronavirus en el despliegue de la infraestructura 5G, y señala en su reporte que en 2022 se establecerán mil millones de conexiones en esta nueva red.

De acuerdo con CCS, las proyecciones efectuadas al 2020 y 2021 han bajado sus expectativas debido a que la pandemia de COVID-19 dilatarán los procesos de licitación de nuevo espectro en varios países, y eso provocará una baja demanda en equipos compatibles con esa tecnología.

Sin embargo, el ritmo actual de implementación es sostenido por el buen momento del mercado chino, que ha destinado recursos valiosos para la rápida adopción de esta nueva red y ha iniciado una agresiva migración a equipos 5G de bajo costo.

El pronóstico menciona que el mercado se recuperará totalmente en 2022, y que la cifra actual de 17 países con el servicio activo será superada plenamente en 2023, año en que se lograrán 3,2 mil millones de conexiones. China liderará ese proceso de cambio, logrando 100 millones de conexiones a esta red este año y mil millones en 2024. En 2025, las conexiones chinas de 5G representarán el 40% del uso de esta tecnología a nivel global.

“La llegada de nuevos procesadores y la feroz competencia en el mercado global de móviles nos llevará a una rápida introducción de 5G en teléfonos inteligentes con precios más moderados en 2020”, dijo Marina Koytcheva, vicepresidenta de pronósticos de CCS Insight.

Pese al entusiasmo por esta etapa de cambios, el mercado de IoT no tendrá una migración tan veloz a esta nueva red. Esto se justifica con la actual generación de equipos que son compatibles con 4G y las redes WiFi más recientes, por lo que no hay necesidad de un veloz escalado a otras estructuras de conectividad.