ABC

Dos pruebas clínicas de medicamentos experimentales que restablecen la capacidad del sistema de inmunidad para detectar y atacar el cáncer han mostrado resultados prometedores en pacientes con cáncer de pulmón, riñón y melanoma, informó la revista The New England Journal of Medicine.

En las pruebas, encabezadas por investigadores de la Universidad John Hopkins, en Baltimore (Maryland), más de 500 pacientes recibieron tratamiento con los dos medicamentos que apuntan a la misma senda de supresión de la inmunidad.

Los científicos, que presentaron sus resultados de Fase I de las pruebas clínicas ante la Reunión Anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica, señalaron que los resultados son suficientes como para empezar las pruebas con un número mayor de pacientes.

"Es un tipo diferente de terapia para el cáncer", dijo la oncóloga Suzanne Topalian, quien participó en los estudios. "No mata directamente a las células del cáncer sino que actúa mediante el sistema de inmunidad. Lo que hacemos es fortalecer una respuesta que ya estaba allí pero a un nivel débil o ineficaz".

Ninguno de los dos medicamentos cura el cáncer, advirtieron los investigadores.

Los dos compuestos nuevos también controlaron el cáncer mejor que la mayoría de los medicamentos a esta altura inicial de las pruebas, cuando la norma es el fracaso, dijo James Gulley, investigador de terapia de inmunidad en el Instituto Nacional del Cáncer.

En un estudio de 296 pacientes con tumores avanzados un compuesto anticuerpos llamado anti-PD-1 encogió los tumores en un 30%, en el 18% de los pacientes con cáncer de pulmón, el 28%  de los pacientes con melanoma y el 27% de los pacientes con cáncer de riñón, indicó el artículo.

En un segundo estudio de 207 pacientes con enfermedad avanzada, el compuesto anticuerpos llamado anti-PD-L1 encogió los tumores en el 10 por ciento de los cánceres de pulmón, en el 17 por ciento de los melanomas, en el 12% de los cánceres de riñón y en el 65 de los cánceres de ovario, añadió el artículo.

Los médicos preferirían curar a los pacientes, señaló Gulley, pero el encogimiento de los tumores ya hace que las personas se sientan mucho mejor porque tienen más energía ya que el cáncer consume sus fuerzas.

Cuando el cuerpo enfrenta una amenaza su sistema de inmunidad activa grandes cantidades de células T que atacan y matan a los intrusos. Pero el organismo también debe mantener el control sobre las células T.

Uno de los estudios presentados en la conferencia es acerca de un compuesto que bloquea ese receptor, el anticuerpo anti-PD-1, que actúa trabando el mecanismo de forma que las células de cáncer no pueden abrirlo y las células T siguen matando.

El segundo estudio probó el compuesto llamado anticuerpo anti-PD-L1 que impide que las células de cáncer usen sus propios mecanismos de apagado y eso permite que las células T sigan matando.

EFE