Quishon Walker es uno de los tantos trabajadores despedidos recientemente por Tesla.
Quishon Walker es uno de los tantos trabajadores despedidos recientemente por Tesla. | Fuente: Quishon Walker / AFP

Las cosas en Tesla no andan bien. Elon Musk ha emprendido un regreso apresurado a las oficinas, incluso para empleados que no tienen un escritorio asignado, y una poda que ha llegado a Autopilot, el programa de piloto automático de la compañía.

Uno de los afectados por los despidos masivos, que el mismo Elon Musk calcula en un 10% de todos los trabajadores asalariados contó su experiencia.

Dos meses en Tesla y... adiós

Quishon Walker conversó con Business Insider, revelando el clima lúgubre dentro de Tesla.

Walker fue despedido el 17 de junio de Tesla, apenas dos meses luego de ser contratado. El reclutador había trabajado antes en Apple y Google, pero consideraba Tesla su “trabajo soñado”.

“Realmente amaba mi trabajo y ordené dos autos Tesla para mí, los cuales ya cancelé”, contó a BI.

Quishon Walker se encargaba de buscar talentos para la división Autopilot de Tesla y se encontraba en un evento de reclutamiento en California el 2 de junio cuando empezaron a llegar señales de que su estabilidad laboral estaba en peligro.

Un correo electrónico anunciaba que la compañía iba a parar las contrataciones, aunque sus compañeros lo reconfortaron asegurándole que la división de Autopilot era muy importante para Elon Musk.

Tan solo el 3 de junio, Elon Musk comunicó su intención de recortar la cantidad de trabajadores asalariados en un 10%. “Mis compañeros estaban un poco nerviosos, pero todavía no se encontraban preocupados”.

Tesla cada vez menos entusiasta con grandes pérdidas en sus fábricas.
Tesla cada vez menos entusiasta con grandes pérdidas en sus fábricas. | Fuente: AFP

Dos semanas después, Walker se encontraba en una videollamada con un candidato cuando un colega le comunicó que alguien de su equipo había sido despedido. Luego pasó: una reunión fue programada en su calendario con el asunto: “Reunión – Tesla”.

“Supe que mi tiempo en la compañía estaba por terminar”, contó.

En la reunión virtual estaba su jefe y un miembro de recursos humanos comunicándole que iba a ser despedido inmediatamente de Tesla.

“Sé que no era su culpa, pero me fue difícil mantener la compostura y no llorar durante la reunión. Cuando la reunión terminó, me senté en shock por un par de minutos. Luego lloré”.

Minutos después se dio cuenta de que su correo electrónico ya se encontraba inactivo.

La carga para quienes se quedan en Tesla

“Lo siento por los empleados que se quedan en Tesla. Su carga de trabajo se acaba de duplicar, y puede que se sientan presionados de rendir y hacer sus trabajos efectivamente a pesar de tantas reducciones de personal en todos los ámbitos”, reflexionó.

Ante la poda y varios mensajes en LinkedIn contando sus experiencias, el reclutador da un consejo: revisar la cultura corporativa de una compañía antes de aceptar un nuevo trabajo.

Sepa más: