La segunda temporada de “Emily in Paris” cuenta con 10 episodios y está disponible en Netflix.
La segunda temporada de “Emily in Paris” cuenta con 10 episodios y está disponible en Netflix. | Fuente: Netflix

La joven Emily Cooper (Lily Collins) sigue dando que hablar y no necesariamente todas son reacciones positivas. El estreno de la segunda temporada de la serie de NetflixEmily en Paris” entretiene, causa gracia y deslumbra al espectador con los ‘looks’ de sus personajes. Sin embargo, la vida parisina que llevan sus protagonistas también ha sido acusada de ser una caricatura de la realidad o de ser simplemente “ridícula”, como opinaron algunos franceses desde su estreno en un artículo de The New York Times.

Para analizar qué tan idílica es la serie con la realidad que se vive en la Ciudad Luz, RPP Noticias conversó con la periodista de moda Adriana Seminario y las modelos Macarena Guerra- García y Patricia del Valle, quienes residen o han residido en la capital francesa.

“‘Emily in Paris’ es una serie hecha para el entretenimiento al igual que ‘Sex and the City’. La vida de Carrie Bradshaw en Manhattan no es la realidad de las personas que viven en esa ciudad, al igual que la vida de Emily Cooper no es la vida de la mayoría de los extranjeros que llegan a París”, asegura Seminario.

UNA SERIE LLENA DE CLICHÉS

La crítica hacia “Emily en París” afirma que la serie se alimenta de estereotipos que exageran el comportamiento de los franceses con los estadounidenses. Prueba de ello es cómo se comunican: Emily no puede relacionarse con sus compañeros de trabajo, pues no toleran que no sepa francés y deba usar una herramienta como Google Translate.

Sobre qué tan veraz es esta afirmación en la vida real, Seminario comenta: “No es que a los franceses no les guste hablar inglés. Es más bien que ellos aprenden el idioma de forma académica por escrito, no oralmente. Y el inglés americano es casual, se suelen hacer bromas y hay que tener soltura para hablar así, algo que los franceses no suelen hacer. Eso es porque en Francia hay una cultura de que se toman las cosas muy en serio y siempre quieren dar su mejor impresión”.

Por su parte, la modelo Patricia del Valle recuerda haber tenido una experiencia desagradable en un restaurante en la capital francesa por intentar hacer un pedido en inglés: “Me botaron de un restaurante por no saber francés. Mi compañera pidió la carta en inglés y el señor que atendía nos apuraba en hacer el pedido. Al no saber el idioma y tener que traducir la carta, solo alcanzamos a hacer el pedido de mi compañera, y el señor me dijo que, como no iba a consumir, debía retirarme”.

La joven modelo Macarena Guerra-García reconoce que hay un estereotipo del francés o francesa que no quiere comunicarse en otro idioma que no sea el suyo. “Desde mi experiencia, puedo decir que en cierta medida es verdad. Pero creo que eso es algo del pasado y que las nuevas generaciones tienen más ganas de explorar otras culturas y comunicarse e intercambiar ideas en otros idiomas”, indica.

LA EXTRAVAGANCIA DE LA MODA

En la segunda temporada de “Emily en Paris” se evidencia un cambio en la ropa que usan los personajes, principalmente en Camille (Camille Razat), la amiga francesa de la protagonista, quien luce atuendos más atrevidos, crop tops, mucho brillo, estampados y color rojo. Macarena Guerra-García considera que el estilo de las francesas es más sobrio. “Antes de venir a París, pensaba que me cruzaría con los looks más increíbles que haya visto, siendo París una de las capitales de la moda. Pero sí me atrevería a decir que las francesas tienen un estilo más elegante, clásico, creativo, sin perder la esencia. Nada muy extravagante”, comenta.

Adriana Seminario opina de la misma forma y considera que la serie crea looks llamativos, pero nada representativos de cómo se visten las francesas realmente. “Ellas tienen un estilo más sobrio, son más de básicos y utilizan accesorios de una manera elegante”, afirma.

El exceso de color que lleva Emily, por su parte, no es bien visto por sus compañeros de trabajo en la serie. Sobre esta premisa, Del Valle asegura que vivió algo similar al momento de presentarse en su agencia de modelos: “Me pidieron que vaya vestida de sastre, entonces usé un abrigo celeste que yo considero elegante, decente para la ocasión. Pero cuando llegué a la agencia le pregunté a mi ‘booker’ qué le parecía mi atuendo y me dijo: ‘Date una vuelta completa, quiero ver tu look’. Lo hice y me comentó: ‘horrible’”.

¿TERCERA PARTE?

Más allá de las críticas, diversas perspectivas y comentarios que ha generado “Emily in Paris”, su éxito parece asegurado. Tanto la plataforma de streaming como Collins, la protagonista, confirmaron una tercera y cuarta entrega. “Me levanté muy temprano para darles emocionantes noticias: ‘Emily in paris’ regresa para una tercera temporada… y espérenlo, temporada 4”, escribió en Instagram la intérprete.

NUESTROS PODCASTS

Entendí esa referencia

EER 3x21 Todo lo que nos gustó (y no nos gustó tanto) de Spider-Man No Way Home


Y por fin llegó el día tan esperado. Vimos la nueva película del amigo Spidey y nos metimos la conversa de la vida, con las referencias y lo que nos pareció el cierre de la saga. Vamos así: Empezamos haciendo comentarios generales; en el minuto 15 hablamos del problema planteado para Peter Parker; desde el minuto 29 hablamos de los villanos (¡oh!, Willem, ¡oh! Alfred), para comentar la aparición de YA SABEN QUIÉNES desde el minuto 52; y ya luego hasta de las escenas post créditos rajamos. Menú completo para ti, que siempre nos escuchas. Ya se viene el final de temporada (o del podcast, quién sabe).