Las personas impuntuales son más creativas y optimistas

Estudio revela que la impuntualidad está ligada directamente con el perfil psicológico de las personas.
Los impuntuales tienen un perfil psicológico más relajado pero confían más en sus capacidades para resolver tareas en menos tiempo. | Fuente: Getty Images

Las personas habitualmente impuntuales pueden ser más creativas y optimistas que aquellos que siempre llegan a tiempo a sus compromisos, sugiere un estudio de la Universidad Estatal de San Diego (Estados Unidos). Esto se debería a que estas personas tienen una personalidad más relajada y se muestran más positivas ante la vida, lo que les permite desarrollar mejor su creatividad.

"La mayoría de las personas impuntuales llegan tarde a cualquier actividad de su vida. Si bien se les acusa de falta de respeto o desconsideración por el otro, lo cierto es que hay factores psicológicos que los llevan a tener esa conducta. El problema está ubicado en ciertos lóbulos del cerebro", explica Diana DeLonzor, especialista y escritora de "Nunca llegues tarde otra vez".

| Fuente: Getty Images

El informe situó a los impuntuales en la llamada "Personalidad Tipo B", en el que se ubican las personas que huyen de las obsesiones y actúan más relajadamente en la vida. "Los impuntuales no pierden el tiempo en atender cada pequeño detalle del árbol, sino que se enfocan más en todo el bosque. Ven el futuro como un mundo de posibilidades infinitas", detalla el estudio.

La investigadores también evaluaron el grado de optimismo de los impuntuales, determinando que ellos creen que pueden realizar todas las tareas en menos tiempo, mientras que los puntuales se preocupan mucho más para poder resolver la misma cantidad de problemas durante toda una jornada.

Ese optimismo contribuye a fortalecer el sistema inmune, reduce el estrés y el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular.  Además, estudios anteriores han demostrado que el optimismo es clave para mejorar el clima de trabajo y potenciar la productividad y la originalidad del trabajador.

"En el ámbito empresarial, la impuntualidad es condenada de manera ética. Pero hay que aprender a tomar el tiempo con mayor relajación. Los calendarios son importantes, pero romper las reglas del horario tampoco es el fin del mundo", explica DeLonzor.

¿Qué opinas?