Una investigación publicada en la revista British Journal of Sports Medicine, revela que ver la televisión un promedio de seis horas al día puede acortar la esperanza de vida de las personas en cinco años.

Los investigadores de la Universidad de Queensland analizaron los datos del Estudio de Diabetes, Obesidad y Estilo de Vida Australiano (AusDiab), con información de 11.000 adultos por encima de los 25 años de edad.

A partir de estos datos, sobre estilos de vida, observaron que cada hora de televisión reduce la esperanza de vida de un ser humano en 22 minutos. Concluyeron, además, que tal impacto rivaliza con otros factores de riesgo como fumar o la falta de ejercicio físico.

"Un sujeto adulto que pasa frente al televisor un promedio de seis horas diarias a lo largo de su vida puede ver mermada su longevidad en cinco años frente a una persona que no ve habitualmente la televisión", dijo a la BBC Lennert Veerman, autor de la investigación.

Comparándolo con otros malos hábitos, el autor subraya que otras investigaciones revelan que fumar está asociado con una reducción de la esperanza de vida en más de 4 años después de cumplir 50, de tal modo que un cigarro supone una reducción aproximada de la longevidad de 11 minutos, el equivalente a media hora de televisión.

“Si nuestros resultados se confirman, ver la televisión deberá considerarse un problema de salud pública. Sin embargo, es posible que los efectos estén asociados a un estilo de vida más que a ver la televisión en sí", concluye Veerman.