Ácido fólico antes del embarazo protege riñones del neonato

En la etapa prenatal también se debe llevar a cabo una ecografía para detectar malformaciones en las vías urinarias.
Un correcto control del embarazo protegerá la salud del neonato. | Fuente: EsSalud | Fotógrafo: Getty Images

Toda mujer que haya planificado quedar embarazada debe tener en cuenta consumir ácido fólico tres meses antes de la gestación para evitar infecciones urinarias y reflujo vesicoureteral que pueden dañar los riñones del neonato, además de haber recibido vacunas contra la varicela o la rubéola para evitar malformaciones severas en las vías urinarias y ocasionar una infección en el embrión.
 
El doctor Juan José García Bustinza, nefrólogo pediatra del Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins de EsSalud, explicó que durante la gestación es importante la prevención, detección y tratamiento precoz de infecciones intrauterinas como sífilis, toxoplasmosis, citomegalovirus y hepatitis B y C que pueden provocar malformaciones o síndrome nefrótico.
 
“Es importante mantener una nutrición balanceada, un correcto control del embarazo y evitar la exposición a sustancias tóxicas (tabaco, alcohol, drogas, plomo, entre otros) que permiten un parto favorable al término de las 36 semanas de gestación. Pero si un neonato nace semanas antes, corre el riesgo de presentar pérdida de proteínas por la orina e hipertensión arterial, iniciando una falla renal”, señaló el especialista.

Ecografías prenatales

Ecografía prenatal ayuda a detectar si hay daño renal del neonato. | Fuente: EsSalud | Fotógrafo: Getty Images

La etapa prenatal se debe llevar a cabo una ecografía para detectar malformaciones en las vías urinarias, indicó el doctor García, por lo que sugirió realizarse este examen a las 20 semanas de gestación, a fin de evaluar si hay signos de daño renal y hacer el seguimiento en el diagnóstico de estos pacientes.
 
Frente a ello, manifestó que las anomalías congénitas en el tracto urinario son la segunda causa de enfermedad renal crónica en niños con un 20 % de estas malformaciones halladas en la ecografía prenatal.
 
Cabe señalar que por ser una enfermedad progresiva, se estima que de 20 a 80 niños terminarían en diálisis y su riesgo de morir se incrementa cien veces en relación al de un niño sano. “La expectativa de vida de un niño en diálisis es de solo 20 años, por lo que la prevención, la detección temprana y el tratamiento precoz son importantes para el manejo de estos pacientes”, dijo.
 
El segundo jueves de marzo se celebra el Día Mundial del Riñón, cuyo lema de este año es “Niños y enfermedad renal, actúa a tiempo para prevenirla”. En el marco de esa fecha, el hospital Rebagliati organizará el 8 y 9 de marzo, el II Curso de Salud Renal “Estrategias para el desarrollo de un programa de salud renal”.

¿Qué opinas?