Bajo rendimiento escolar puede deberse a parásitos intestinales

Se estima que más del 60% de niños y niñas en Lima están en peligro de padecer parasitosis intestinal, por tanto, es necesario adoptar medidas de prevención.
Edgar Romero

La parasitosis intestinal representa un grave problema de salud en los escolares, porque produce efectos adversos en el organismo como el cansancio, desgano, bajo rendimiento académico y retardo en el crecimiento y desarrollo del menor, y puede inclusive, afectar su calidad de vida a futuro, advirtieron expertos del Ministerio de Salud (Minsa).

El doctor William Prado Cisneros, jefe del servicio de Gastroenterología del Hospital Nacional Dos de Mayo, dijo que un niño o niña, cuyo sistema inmunológico está en proceso de desarrollo, es más vulnerable a padecer de parasitosis intestinal, en especial, si está rodeado de un ambiente familiar y social con deficiencias en los hábitos de higiene en la alimentación.

El experto indicó que otros síntomas de la parasitosis intestinal que los padres o tutores pueden identificar, son la falta de apetito y pérdida de peso, dolor abdominal, náuseas, irritabilidad por la falta de sueño, rechinamiento de los dientes, entre otros.

Se estima que más del 60% de niños y niñas en Lima están en peligro de padecer parasitosis intestinal, por tanto, es necesario adoptar medidas de prevención.

Por su rutina de estudio o juego, los  escolares se mantienen en constante movimiento, y desarrollan así el hábito de llevarse las manos sucias a la boca, y facilitan la introducción de huevos y larvas de los parásitos. También al compartir los alimentos contaminados de sus compañeros, se incrementa la posibilidad de contagio, sostuvo el especialista.

Formas de prevención

Al invocar a los padres, madres, tutores y maestros, a promover y seguir los hábitos de higiene en la preparación de alimentos, el médico aconsejó que en los colegios se practique el lavado de manos con agua y jabón antes y después de ir al baño y después de ingerir alimentos.

Se debe promover el hábito de limpieza en la escuela, y enseñar a los escolares a no ponerse objetos sucios en la boca; mantener las uñas limpias y cortas en los niños y motivarlos para el  consumo de refrigerios saludables y en buen estado de conservación.

Si se detecta a un niño con parasitosis intestinal lo más conveniente es que toda la familia inicie y cumpla con el tratamiento, que debe ser por indicación médica, agregó el galeno.