San Pablo el ermitaño vivió entre los siglos III y IV. | Fuente: Jusepe de Rivera

San Pablo el ermitaño nació en la ciudad egipcia de Tebas y quedó huérfano a los 14 años. Tras esto, decidió entregarle su alma a Cristo. Eran tiempos complicados para ser cristiano: el emperador romano Decio había desatado una feroz persecución contra ellos y logró que muchos nieguen su fe al Señor.

En ese difícil panorama, Pablo decidió huir al desierto. Allí encontró una cueva, cerca de la cual había una fuente de agua y una palmera. Las hojas de esta le proporcionaron vestido y sus dátiles le sirvieron como alimento. Dicen sus historiadores que cuando la planta no tenía dátiles, cada día venía un cuervo y le traía medio pan, con lo que vivía.

Al principio Pablo pensó quedarse un corto tiempo, pero luego se dio cuenta que en la soledad del desierto podía hablarle tranquilamente a Dios. Decidió así quedarse para siempre. San Pablo murió a los 113 años, luego de décadas orando y haciendo penitencia.  Se le llama el primer ermitaño por haber sido el primero que se fue a un desierto a vivir totalmente retirado del mundo, dedicado a la oración y a la meditación.

0 Comentarios
Valora la nota:El Ejemplo de los Santos: la historia de San Pablo, el primer ermitaño
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?