"Asu Mare 3" apunta a ser la película peruana más vista en el año. | Fuente: Tondero

Con "Asu Mare 3" uno llega a extrañar en algo a la primera. Esta tercera película tiene un ritmo más veloz, es una comedia más física, pero con personajes y situaciones insoportables. Si uno ya vio el tráiler de la película pues allí está todo. En la historia -que ha sido escrita nada menos que por tres personas- no hay otra cosa: Cachín (Carlos Alcántara) y Emilia (Emilia Drago) esperan un hijo. Viajan a Miami para hacer las compras para el bebé (algo que hoy suena bastante anticuado) y allí Cachín encuentra a Brenda (Melania Urbina), un antiguo amor de juventud, que tiene un hijo de 9 años y uno ya se imagina quién es el padre. En el dilema de contarle la verdad a Emilia, Cachín conocerá más a su hijo, en un momento todo se complicará, se resolverá un par de escenas después, y nada más.

"Asu Mare 3" parece una película con parches, con muchos añadidos, en la que supongo que el director ecuatoriano Jorge Ulloa, uno de los creadores de Enchufe TV (popular programa cómico de YouTube) se encontró con un guion donde el humor como en las otras dos películas era muy verbal, dependía de todo lo hablado, y entonces fue insertando más cosas de su estilo: un detalle inesperado y cómico que se infiltra en la pantalla o un giro absurdo. Con eso ha conseguido que el humor de esta nueva película dependa más de sus imágenes, de efectos visuales, de una lógica de dibujos animados. Pero esa exageración sin pausas que puede ser efectiva en un clip de 5 minutos de YouTube no funciona en hora y media de una historia muy plana. Desde la dirección se nota la intención de hacer algo distinto, pero no se rompe con lo que marca el guion.  "Asu Mare 3" puede dar risa en varios momentos, pero en general el resultado es decepcionante.

Es una película de homenaje a sí misma, al logro de haber hecho el cine comercial más taquillero del Perú, el que le gusta a mucha gente. Eso parece decirnos la película de la productora Tondero: si pagaste por ver la primera y por ver la segunda, y has vuelto por la tercera pues aquí tienes merecidamente más de lo mismo.  

Con personajes insulsos como los de Emilia y su madre (Denisse Dibós) o insportables como el de Anahí de Cárdenas o los tres amigos de Cachín, que solo están para darse cachetadas y  ponerse chapas (todo un cliché del barrio), la película pierde frescura, acumula escenas de relleno y chistes burdos. En cinco años, desde "Asu Mare", se ha perdido el tema que fue el origen de esta película y la esencia de aquel stand up comedy de Carlos Alcántara: la relación con su madre. Aquí el papel de la buena actriz Ana Cecilia Natteri es secundario aunque pudo ganar mayor peso en la historia al haber sido padre y madre para Cachín y este encontrarse en un dilema sobre su paternidad. Una oportunidad perdida.

Otro punto que nos recuerda que "Asu Mare 3" no es distinta a las anteriores es la aparición de marcas y de su publicidad en sus escenas. Este 'product placement' no se muestra en segundo plano, es muy evidente, y en un par de casos parecen avisos comerciales de TV insertados en la película.  Debe ser complicado (¿o es muy fácil?) escribir y dirigir tratando de mantener contentos a todos en este negocio.

No se puede negar que las tres películas de "Asu Mare" tengan un gran público detrás, un respaldo a un querido comediante como Carlos Alcántara ni que Tondero marcó el camino para otras productoras, que encontró su modo para financiar una película comercial y tener un producto que sea consumido. Pero solo con eso no se hace buen cine.

Valoración: 1.5/ 5

¿Qué opinas?