En el verano hay que estar bien hidratados ya que se incrementa la sensación de fatiga por la pérdida de líquidos. | Fuente: www.shutterstock.com
Bienestar

¿Cómo evitar los golpes de calor y la insolación?

Hidratarse y proteger la piel de los rayos solares son claves para evitar complicaciones médicas en el verano.

El sudor y la piel enrojecida son señales de que el cuerpo lucha por mantener su temperatura en 37°C. Si no nos hidratamos o no buscamos protección contra el sol se perderán líquidos y disminuirá la sangre hacia los órganos. Esto provocará una serie de síntomas a los que se conoce como golpe de calor. Van desde dolor de cabeza, mareos, desvanecimiento, aturdimiento, debilidad, calambres y palpitaciones, indica la doctora Victoria Morante, presidenta del Círculo Dermatológico del Perú.

En los casos más graves hay deshidratación, sequedad de boca, aumento de la frecuencia cardíaca, disminución de la presión arterial y shock hipovolémico. Estas manifestaciones pueden producir daño cerebral e incluso la muerte si no son tratados a tiempo.

Aunque sea por pocos minutos, no se debe dejar a un niño, un adulto mayor o una mascota encerrados en un vehículo. La temperatura interior de un auto puede subir hasta en 15 grados más que en el exterior en contados minutos. El sistema respiratorio del niño está en formación, y el de los adultos mayores es débil, por lo que son más vulnerables.

Para evitar el golpe de calor y la insolación no hay que exponerse al sol al mediodía. A esta hora se registra el mayor brillo solar y las más altas temperaturas. Lo ideal es ir a la playa antes o después de esa hora crítica. Recuerda llevar el kit básico: bloqueador solar, sombrero de ala ancha, anteojos negros y sombrilla. Procura ingresar al mar varias veces y pasa menos tiempo tendido en la arena.

Para evitar el golpe de calor y la insolación no hay que exponerse al sol al mediodía. | Fuente: www.shutterstock.com

¿Qué hacer frente a un golpe de calor?

- Hidrata a la persona con agua fresca, que no haya estado expuesta a la radiación solar, o con bebidas con sales minerales.

- En caso de deshidratación hay que darle bebidas con sales minerales o suministrarle sales minerales por vía endovenosa.

- Si se trata de un espacio cerrado, como un auto o una habitación, abre puertas y ventanas para que entre el aire fresco.

-Si se está en exteriores, hay que colocar a la persona bajo sombra para intentar disminuir la temperatura corporal elevada.

- Enfría la piel con compresas o paños de agua fría que deben aplicarse en frente, nuca y en los pulsos.

- Si la persona se ha desvanecido, no hay que intentar darle agua de manera inmediata. Hay que esperar que se recupere y que beba por sí misma.

-No hay que aplicar alcohol a la piel de la persona que se haya desmayado en un intento de reanimarla. Se puede agravar la insolación.

Por último, recuerda que en el verano hay que estar bien hidratados ya que se incrementa la sensación de fatiga por la pérdida de líquidos. Se deben beber 2 litros de agua al día y consumir verduras y frutas frescas. De esta forma se reponen los nutrientes y minerales que se pierden con la orina y el sudor. Lo mejor es tomar agua pura a fin de que nuestros riñones funcionen correctamente, se depure la sangre y se limpie la piel.

Si se trata de un espacio cerrado, como un auto o una habitación, abre puertas y ventanas para que entre el aire fresco. | Fuente: www.shutterstock.com
Queremos escucharte
Déjanos conocer tus dudas o comentarios para que nos comuniquemos contigo
Acepto estar de acuerdo con los términos y condiciones