Para estar protegidos adecuadamente al sistema financiero es importante conocer su definición y los beneficios que otorga. | Fuente: Shutter

Convertirse en un hombre de negocios sin saber cómo gestionar el dinero y sin conocer las definiciones claras del sistema financiero equivale a exponerse a la inestabilidad financiera y a la inseguridad. Hace varios años se viene hablando de la necesidad de generar mayor inclusión financiera. Sin embargo, aún hay quienes desconocen los términos claves del mundo financiero.

En este contexto, lo primero que se debe tener claro es qué significa la alfabetización financiera. De acuerdo con la OCDE (2005), es el “proceso a través del cual los consumidores e inversionistas mejoran su comprensión de los productos financieros, los conceptos y los riesgos”. A partir de esa información, desarrollan habilidades para ser más conscientes sobre los riesgos y oportunidades financieras, para las tomas de decisiones y para las diferentes acciones que mejoren el bienestar financiero.

Algunos especialistas consideran que el objetivo de la alfabetización financiera debería de ser más amplio. En ese sentido, Beatrice Avolio, jefa del Departamento de Postgrado en Negocios de CENTRUM PUCP, sostiene que es mejor definirlo como: alfabetización económica. El objetivo debería ser el generar un pensamiento socioeconómico, para los procesos cotidianos fundamentales en la vida de las familias, y que impactan en la economía de la población.

Todas las personas están expuestas, diariamente, a una serie de decisiones: dónde guardar los ahorros, cómo invertir en recursos y optimizar los gastos, cómo financiar los gastos, qué tipo de deuda elegir, el consumo responsable, la sostenibilidad de los recursos, el costo de oportunidad, entre otros. En base a este análisis, la Estrategia Nacional de Educación Económica y Financiera en Colombia hace una definición muy clara. Para ellos, se trata de: “el proceso a través del cual los individuos desarrollan los valores, los conocimientos, las competencias y los comportamientos necesarios para la toma de decisiones financieras responsables, que requieren la aplicación de conceptos financieros básicos”.

La mejor medida para la protección de los consumidores y así generar inclusión, es alfabetizarlos. | Fuente: Shutter

Alfabetización primero, inclusión después

Todas las definiciones recaen en la importancia de entender los conceptos financieros primero para luego hacer un uso adecuado de ellos y una correcta toma de decisiones. El resultado es la aplicación en las decisiones económicas que se toman cada día para cuidar financieramente de la economía y proteger a la familia.

En pocas palabras, la mejor medida para la protección de los consumidores y así generar inclusión, es alfabetizarlos.

¿Qué opinas?