Las tradiciones familiares contribuyen al desarrollo de los niños de diversas maneras, a través de ellas aprenden sobre valores, fortalecen su identidad y autoestima y desarrollan su personalidad. | Fuente: www.shutterstock.com
Hogar

¿Por qué son importantes las tradiciones familiares?

Los acontecimientos que se comparten entre padres e hijos contribuyen significativamente al fortalecimiento de la identidad familiar y de cada individuo.

Las tradiciones familiares contribuyen al desarrollo de los niños de diversas maneras. A través de ellas aprenden sobre valores, fortalecen su identidad y autoestima y desarrollan su personalidad. Además, generan un espacio donde se les provee de cariño, respeto, seguridad y diversión, afirma el psiquiatra venezolano Pedro Delgado en el portal Bitácora Médica.

El respeto de las tradiciones enriquece el conocimiento de los niños acerca de su familia. Estas reuniones permiten que él mismo observe el papel que cumple cada integrante y sea testigo de las diferencias entre las generaciones. De este modo, aprenderá a respetar las diferencias y sabrá desenvolverse con personas de distintas edades.

Asimismo, permite que el niño se sienta orgulloso de sus raíces familiares, valorando el esfuerzo de sus padres y abuelos. Cuando crezca verá con agrado tener la responsabilidad de perpetuar estas costumbres en las siguientes generaciones.

Las tradiciones permite que el niño se sienta orgulloso de sus raíces familiares, valorando el esfuerzo de sus padres y abuelos. | Fuente: www.shutterstock.com

Si bien cada familia tiene sus propias tradiciones, hay actividades que se pueden incorporar a la dinámica grupal para generar más espacios de integración:

- Actividades musicales: escuchar música en grupo, cantar en familia, ir a conciertos.

- Actividades al aire libre: organizar campamentos, ir a la playa, realizar caminatas familiares, ir de picnic, practicar deportes entre padres e hijos.

- Actividades lúdicas: juegos de mesa, realizar o presenciar actividades culturales, organizar torneos familiares entre otros.

- Actividades sociales para interactuar con otras familias: reuniones de amigos con familias, kermese, tómbolas.

- Actividades solidarias: realizar donaciones, participar en actividades a beneficio de comunidades o grupos en riesgo, limpiar playas los fines de semana, etc.

Hay que tener en cuenta que a medida que los niños crecen se hace difícil mantener ciertas tradiciones, por lo que hay que adaptarlas a cada circunstancia que se presente. Lo mejor es buscar una alternativa sencilla, algo que todos puedan asumir con facilidad y comodidad, a fin de no perder ese espacio. Si nadie se mantiene fiel a este compromiso, se terminan perdiendo y con esto, su gran valor.

Si bien cada familia tiene sus propias tradiciones, hay actividades que se pueden incorporar a la dinámica grupal para generar más espacios de integración. | Fuente: www.shutterstock.com
Queremos escucharte
Déjanos conocer tus dudas o comentarios para que nos comuniquemos contigo
Acepto estar de acuerdo con los términos y condiciones