Cada año se detectan en el país 1,200 pacientes nuevos con cáncer de piel y al menos 1,000 de ellos encontraron el origen de su cáncer en la excesiva exposición al sol. | Fuente: Shutter

Con la llegada del verano y el aumento de las temperaturas, se incrementa la afluencia de personas que se exponen al sol, y con ello, aumenta las posibilidades de sufrir enfermedades cutáneas o incluso, cáncer de piel.

Los casos no son pocos. Cada año se detectan en el país 1,200 pacientes nuevos con cáncer de piel y al menos 1,000 de ellos encontraron el origen de su cáncer en la excesiva exposición al sol, sin la protección adecuada.  

El crecimiento de la enfermedad está muy relacionado con la exposición de las personas a los rayos ultravioleta, señala Grisson. Por eso, es necesario tomar medidas de precaución para reducir los daños de la radiación solar y disminuir la posibilidad de desarrollar un tumor cutáneo.

1) Evita la exposición solar en las horas pico

Los rayos solares son más perjudiciales entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde. Procura no exponerte al sol en esas horas, pero si estás en la playa, la sombra es tu mejor aliada: usa sombrillas, toldos y utiliza protección solar.

Los rayos solares son más perjudiciales entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde. | Fuente: Shutter

2) Utiliza protección solar adecuada

El protector que debes utilizar depende de tu fenotipo, pero este deberá ser como mínimo de 30. Aplícatelo media hora antes de exponerte al sol y procura aplicarte la loción cada dos horas y tras mojarte.

3) Protege tu cuerpo con ropa que cubra

Procura utilizar sombreros de ala ancha y lentes de sol que contenga filtros ultravioleta. Con respecto a la ropa, los colores oscuros generalmente protegen mejor del sol que los claros, y los tejidos tupidos son más aconsejables que los holgados.

4) Huye de las salas de bronceado

Evita el uso de camas bronceadoras o lámparas de sol, ya que emiten rayos UVA, que lastiman tu piel.

Evita el uso de camas bronceadoras o lámparas de sol. | Fuente: Shutter

5) Evita las quemaduras solares

Usa protección adecuada cada vez que salgas a la calle, protege tu piel y evita las insolaciones o las quemaduras solares.

6) Autoexploración

Revisa tu piel al menos una vez al mes. Si observas nuevos lunares o si existen cambios en los localizados previamente, acude al doctor para realizar los chequeos necesarios. Haz fotografías de tus lunares y manchas de la piel para comparar su evolución.

7) Acude al dermatólogo periódicamente

Si notas lesiones pigmentadas sospechosas acude al médico para que te haga una inspección detallada. Estas revisiones son importantes si presentas algún factor de riesgo como antecedentes familiares de melanoma o un alto número de lunares. Luego de la temporada de verano acude al doctor para una revisión periódica.

Estas revisiones son importantes si presentas algún factor de riesgo como antecedentes familiares de melanoma o un alto número de lunares. | Fuente: Shutter
¿Qué opinas?