Sandra Alencastre contó la historia de la botella hecha por material 100% reciclado.
Sandra Alencastre contó la historia de la botella hecha por material 100% reciclado.

Sandra Alencastre tenía una vocación desde pequeña, servir a la gente, ayudarla desde la posición que pudiese para hacer un mundo mejor. Fue así que, varios años más tarde, comenzó a trabajar en Coca-Cola en proyectos de desarrollo. Pese a lo que muchos creían, según explica, desde ahí podría ayudar a muchas personas.

Los primeros años estuvo viendo proyectos de desarrollo como mujeres recicladoras, otros temas de reciclaje, limpieza de playas, entre otros. Sin embargo, un día, Sandra, actual Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú​, vio una foto de una playa en la Costa Verde repleta de basura.

“Esa foto nos dolió, a mi y a mi equipo”, contó durante el I Foro Ciudades con Futuro. “Parecía que faltaba hacer más y más rápido”, agregó sobre el trabajo que venían haciendo en ese entonces.

Decidieron ver esta foto como una motivación, entonces acudieron a Arca Continental Lindley, su embotelladora, para hacer el primer acuerdo voluntario de producción limpia. Con metas voluntarias de producción de plástico, empaques y cadena de recolección de residuos.

Se pidió al equipo que, bajo el Compromiso Mundo sin Residuos, para el 2030, se reciclaran el 100% de empaques y, además, que para el 2025 los empaques de todo el mundo tengan 50% de material reciclado. Esto era un gran reto para ellos, pero estaban dispuestos para poder hacer cambios reales en la cadena de reciclaje del Perú.

Tras mucha investigación en diversos países y varios “no” de respuesta, junto con Arca Continental Lindley y San Miguel Industrias, innovaron para poder lograr sus metas. Meses más tarde, sacaron al mercado la primera botella hecha 100% de material reciclado.

Según contó Sandra, fue un gran logro para Coca-Cola Perú. Comenzaron a ser referentes de Coca-Cola en otros países y estos los llamaban para saber cómo lograron hacerlo. “El equipo comenzó a sentir que todo el esfuerzo tenía frutos”, dijo.

“Yo, particularmente, me siento muy orgullosa de esta botella porque hablar de ella es hablar del reciclaje en Perú. Significa que las botellas dando vuelta en nuestro país son insumos para que nosotros, como Coca-Cola, podamos reconvertirlo en nuevas botellas”, contó Sandra.

Agregó que “las botellas dejan de ser residuos; entonces vale la pena recolectarlas, reciclarlas, y no dejarlas olvidadas en las playas. Asimismo, da trabajo a muchas personas. Las asociaciones de recicladores ya tienen un comprador seguro, Coca-Cola las necesita para hacer sus propias botellas”.

Sandra Alencastre fue parte del I Foro Ciudades con Futuro de RPP y contó su historia para motivar a todos los ciudadanos a ser agentes de cambio. La campaña Ciudades con Futuro llega con el apoyo de Coca-Cola y Arca Continental Lindley.