mascarillas
Esta campaña tiene como objetivo seguir contribuyendo en la lucha contra la COVID-19. | Fuente: USS

Durante la pandemia, los implementos de bioseguridad destinados al personal de primera línea son esenciales para prevenir el contagio de la COVID-19. Por esta razón, autoridades de la Universidad Señor de Sipán (USS) hicieron un donativo de lotes de mascarillas a las autoridades del Obispado de la Diócesis de Chiclayo, Comando de Operaciones covid-19 de la región Lambayeque y del Hospital Naylamp de EsSalud en Lambayeque.

Esta campaña de entrega gratuita de mascarillas a sectores vulnerables de la población, que hasta la fecha se ha realizado por quinta vez consecutiva, tiene la finalidad de seguir contribuyendo en la lucha emprendida por los funcionarios regionales del sistema de salud contra la propagación del virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad que viene afectando a todo el mundo.

Esta vez se convocó a otro grupo de entidades benéficas para que en su representación repartan cada una de ellas un lote de 500 mascarillas. De esta manera, los encargados de cada institución pondrán en marcha la misión solidaria dentro de su área de acción y entre los pobladores más vulnerables con el objetivo de que cada uno de estos sectores pueda contar con las mascarillas de protección que son esenciales para preservar la salud en la actualidad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que las personas con cualquier síntoma de COVID-19 deben usar una mascarilla médica, aislarse y solicitar orientación médica tan pronto como empiecen a sentir los síntomas característicos de esta enfermedad como son la fiebre, tos, fatiga, pérdida del apetito, disnea y dolores musculares.

También se han observado otros síntomas inespecíficos como faringoamigdalitis, congestión nasal, cefalea, diarrea, náuseas y vómitos. En este sentido, seguir las instrucciones sobre cómo ponerse, quitarse y descartar las mascarillas médicas, lavarse las manos constantemente y ejecutar otras medidas preventivas como cuidar la higiene respiratoria y mantener un distanciamiento físico entre las personas de al menos un metro, puede hacer la diferencia.