prevenidos actuamos mejor
Los ERR están conformados por especialistas que van casa por casa para diagnosticar y tratar oportunamente la COVID-19. | Fuente: Shutterstock

Desde el inicio de la pandemia, el Estado ha puesto mucho esfuerzo en implementar más unidades de cuidados intensivos (UCI) y camas de hospitalización para atender a los pacientes graves. Sin embargo, gracias a los nuevos conocimientos sobre el diagnóstico y tratamiento de los síntomas del coronavirus en sus primeras etapas, ahora se considera necesario reforzar la atención primaria de la salud.

Por esta razón, desde la última semana de mayo, los puestos y centros de salud públicos reiniciaron la atención médica, tanto de forma presencial como remota para pacientes con COVID-19 o con sospecha de padecer esta enfermedad. De esta manera, se busca lograr un diagnóstico temprano de la enfermedad y la descongestión de los hospitales al permitir que los ciudadanos se acerquen a los establecimientos más cercanos a su comunidad.

Por otro lado, el Estado también ha apostado por la implementación de los grupos de respuesta rápida para reducir la hospitalización y el aumento de casos graves. Gracias a estas brigadas se pueden detectar con mayor rapidez a las personas afectadas por la COVID-19 y desde su hogar, realizar un tratamiento oportuno.

¿Qué son los Equipos de Respuesta Rápida (ERR)?

Los Equipos de Respuesta Rápida forman parte de la atención primaria y están conformados por especialistas que visitan a distintas familias, casa por casa, con el fin de diagnosticar oportunamente el coronavirus y brindar un tratamiento de acuerdo al nivel de complejidad de la enfermedad.

Estos especialistas se encargan de realizar las pruebas rápidas, diagnosticar a los casos positivos, monitorear a los pacientes y sus familias. Además, según el caso, recomendarán el aislamiento domiciliario obligatorio y entregarán de inmediato el tratamiento a quienes tienen un resultado positivo. De acuerdo a la Directiva Sanitaria para la implementación de los ERR, cada equipo está formado por tres personas:

  • Un profesional de salud con entrenamiento en epidemiología que realizará la investigación epidemiológica.
  • Un profesional/técnico de laboratorio que tomará la muestra.
  • Un chofer encargado de trasladar a los especialistas.

Los integrantes del equipo son previamente capacitados y entrenados en la investigación epidemiológica, toma de muestras y en el uso correcto del equipo de protección personal (respirador N95, mandilón, guantes, gorra, cubre botas y gafas).  

En una primera etapa de la pandemia, los equipos tenían como funciones la verificación de la situación de los ciudadanos y el seguimiento de sus contactos. Sin embargo, según declaraciones del presidente Martín Vizcarra a finales de mayo, para evitar que los ciudadanos se auto mediquen, los equipos ahora tendrían también la responsabilidad de brindar el tratamiento y la medicación correspondiente.

Cabe resaltar que además del tamizaje y la medicación, los equipos están preparados para proporcionar apoyo emocional y consejería sanitaria al paciente y su familia, con el objetivo de velar por la salud mental y aliviar el trance que significa para ellos recibir la noticia de tener una persona que ha dado positivo en Covid-19 en casa.