Ovnis
El científico estudió el cerebro de personas que avistaron estos supuestos fenómenos y también remanentes físicos de los "encuentros". | Fuente: Unsplash

El científico Garry Nolan, profesor de patología en la Universidad de Standford, ha pasado sus últimos años analizando distintos materiales de accidentes de supuestos fenómenos aéreos no identificados (UAP), término con el que el gobierno estadounidense se refiere a los ovnis.

“La verdad está en la ciencia”, señala el investigador, quien fue contactado por la CIA para analizar los casos desclasificados, los cuales han sido punto de investigación por parte del gobierno de Estados Unidos en los últimos años, pero que se han oficializado y anunciado al público en medio de la pandemia.

¿Qué encontró el científico?

Con más de 300 artículos de investigación publicados, 40 patentes registradas en los Estados Unidos, ocho empresas de biotecnología creadas y una cátedra de patología en la Universidad de Stanford, Garry Nolan es un científico respetado. Y le da algo de esa credibilidad a un tema que sus colegas no toman muy en serio: objetos voladores no identificados, ovnis.

El investigador fue abordado por la CIA para examinar registros de casos médicos extraños o únicos de pilotos y agentes que se habían acercado a algunos de estos fenómenos inexplicables.

“Comenzaron a mostrarme imágenes de resonancia magnética de algunos de estos pilotos, personal de tierra y agentes de inteligencia que habían resultado dañados. Las resonancias magnéticas fueron claras. Ni siquiera era necesario ser médico para ver que había un problema. Algunos de sus cerebros se han alterado terriblemente”, dijo en la entrevista a Vice.

¿Qué provocó este cambio? “Lo único que puedo imaginar es que estaban cerca de un transformador eléctrico que ha estado emitiendo tanta energía que básicamente te estás quemando dentro de tu cuerpo”, dice Nolan. “Tengo cuidado de no llegar a una conclusión prematura, porque solo se necesita una refutación para socavar una hipótesis".

Por otro lado, el científico también ha analizado alrededor de 10 o 12 fragmentos de metal recuperados de supuestos accidentes de ovnis en nombre del gobierno, y dice que algunas de las muestras no "siguen las reglas" de los materiales creados por humanos, lo que lleva a la remota posibilidad de que sean fragmentos de tecnología que aún no comprendemos.

“Digamos que no teníamos transistores hoy y uno de estos objetos dejó caer una gran parte de germanio dopado con otros elementos, o, ya sabes, estos pequeños transistores. No tendríamos idea de la función y nos preguntaríamos '¿por qué alguien pondría matrices de germanio con estas extrañas impurezas? ¿qué es esto?'”, menciona.

Nolan le dijo a Vice que el gobierno a menudo guarda registros de casos médicos extraños o únicos y los analiza más tarde, cuando han llegado suficientes casos similares para proporcionar pistas. Por supuesto, el hecho de que los federales estén recopilando información sobre fenómenos "misteriosos" no significa que no haya una explicación perfectamente razonable para ellos. Por el momento, solo aún no hay respuesta conocida. 

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.

Sepa más: