Nebulosa de Orión
La región interior de la Nebulosa de Orión vista por el instrumento NIRCam del Telescopio Espacial James Webb. | Fuente: NASA, ESA

Las agencias espaciales del mundo prosiguen en su exploración del universo y lo hacen a través de dos telescopios de renombre: Hubble y James Webb.

Uno es sucesor del otro, pero no eso no significa que no puedan hacer ciencia a la vez, por lo que captan de forma análogo mismos objetivos, recalcando sus propias características propias en el proceso. La última protagonista ha sido la Nebulosa de Orión.

Orión en los ojos del James Webb

La nebulosa de Orión ha sido retratada recientemente por James Webb en una impresionante captura donde se muestra la importancia de la gran cantidad de estrellas jóvenes.

En la parte superior derecha, por ejemplo, se puede observar el Cúmulo del Trapecio y su radiación ultravioleta.

Sin embargo, quien se lleva todas las miradas es la Barra de Orión, un cinturón masivo de gas y polvo. En su centro, se encuentra θ2 Orionis A, una estrella tan brillante que puede ser observada desde nuestro planeta.

Nebulosa de Orión
Las imágenes de la Nebulosa de Orión ante el Hubble y el James Webb. | Fuente: NASA

Orión en los ojos del Hubble

Y para ver el salto generacional, la NASA y la ESA también han compartido una imagen de Orión, pero ante los ojos del Hubble, quien no quiere ser opacado ante el Webb.

Más allá de que existe una calidad gráfica más resaltante en su suceso, en la imagen del Hubble se puede ver un cambio de colores en la representación del cosmos.

Aunque también captura a la Barra, lo hace con menos precisión y volumen, incluso en su estrella central. Esto se debe a que el James Webb es el único que puede ver en infrarrojo, lo que le permite mirar a través del polvo y el gas para ver las regiones en formación.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.