Luna
El regreso de la Luna está programada para 2024. | Fuente: Mark Sutton / EyeEm

La Luna, el satélite natural de la Tierra, es un lugar de interés para la humanidad y los programas Artemisa de la NASA están buscando que el regreso del hombre a ella no sea pasajero, sino ya estacionaria.

El programa de la agencia espacial exige el aterrizaje de la primera mujer y el próximo hombre en la luna para 2024. La NASA también tiene como objetivo establecer una exploración sostenible allí para fines de la década, un proyecto que puede incluir un campamento base cerca del cráter Shackleton en el polo sur de la Luna.

Los expertos han planteado la idea de que el hielo en los polos de la Luna podría recolectarse para beber agua. Pero ahora, la NASA argumenta que el potencial científico del hielo polar es potencialmente demasiado grande para ponerlo en peligro, informa Space.com, ya que recolectar parte del hielo correría el riesgo de contaminar el resto.

El mes pasado, la NASA publicó una nueva directiva de pautas diseñadas para proteger cualquier mundo explorado por una misión robótica o tripulada. Como informa el medio, la directiva declara que las regiones de hielo polar tienen un valor tremendo desde una perspectiva científica y deben protegerse.

El documento separa la superficie lunar en dos categorías. La mayor parte de la luna se define como "Categoría I", que requiere medidas mínimas de protección planetaria. Pero las áreas polares permanentemente sombreadas que albergan agua helada se clasifican como la "Categoría II" un poco más restrictiva, al igual que los sitios de aterrizaje del Apolo y otros lugares históricos.

La toma de decisiones de políticas y directivas sobre la protección lunar "ha planteado el problema más amplio de cómo equilibrar el desarrollo y la ciencia en la luna", dijo Paul Lucey, científico planetario del Instituto de Geofísica y Planetología de Hawái en la Universidad de Hawái en Manoa. 

"Algunas partes de la Luna son muy frágiles, especialmente la atmósfera lunar y las partes más frías de los polos lunares", dijo Lucey a Space. "La actividad humana extensa puede alterar permanentemente estos entornos, lo que lleva a la pérdida de la ciencia que pueden proporcionar".

"Personalmente, creo que la Luna proporciona un objetivo interesante para la astrobiología, ya que potencialmente puede ayudar a los científicos a llenar los vacíos sobre cómo pudieron haber sido las condiciones en la Tierra primordial, y quizás información sobre el inventario orgánico que pudo haber sido disponible", dijo Chris Bennett, profesor asistente en el Departamento de Física / Ciencias Planetarias de la Universidad de Florida Central en Orlando.

"Cuando lo visitemos, inevitablemente lo modificaremos, temporal o permanentemente. Yo diría que comprender y planificar el impacto de los sistemas de naves espaciales en el entorno lunar es fundamental para llevar a cabo una ciencia significativa y responsable", concluyó Parvathy Prem, científico de planta del Grupo de Exploración Planetaria del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland.

Será vital que las agencias y humanos que la visiten planeen bien el impacto que tendrá la llegada definitiva de los humanos a la Luna.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.