Exoplaneta
Ilustración artística de un exoplaneta tecnológicamente avanzado. Los colores están exagerados para mostrar la contaminación industrial, que de otra manera no es visible | Fuente: NASA

Científicos de la NASA consideran que uno de los métodos para llegar a descubrir la vida alienígena es la medición de la contaminación que sus civilizaciones podrían crear en los planetas.

Un estudio del Centro Espacial Goddard de la NASA sugiere que el dióxido de nitrógeno o NO2 puede ser un biomarcador importante para este hallazgo.

De acuerdo con el investigador Ravi Kopparapu, la Tierra arroja un 76% de todo el dióxido de nitrógeno presente en la atmósfera debido a maquinaria o procesos industriales, es decir, acción del hombre. El resto procede de procesos naturales como tormentas o volcanes, pero su proporción es mucho menor en comparación.

Siendo el NO2 un indicador general en toda la industria, este también puede estar en otras civilizaciones, por lo que es viable buscarlo en exoplanetas para hallar contaminación atmosférica y una posible civilización que la habita.

En su estudio, el equipo utilizó modelos informáticos para predecir si la contaminación por NO2 produciría una señal que sea práctica de detectar con los telescopios actuales y planificados. El NO2 atmosférico absorbe fuertemente algunos colores (longitudes de onda) de la luz visible, que pueden detectarse al observar la luz reflejada por un exoplaneta mientras orbita su estrella.

Descubrieron que para un planeta similar a la Tierra que orbita alrededor de una estrella similar al Sol, una civilización que produzca la misma cantidad de NO2 que la nuestra podría detectarse hasta unos 30 años luz de distancia con unas 400 horas de tiempo de observación utilizando un futuro gran telescopio observando en longitudes de onda visibles.

Hay otro marcador importante, pero que no puede ser usado por extraterrestres

La investigación también sugiere que los clorofluorocarbonos (CFC) podrían ser marcadores de contaminación ambiental (como la que destruye nuestra capa de ozono), pero que, debido a que son usados en procesos muy específicos como los refrigerantes en el planeta, también podrían no estar presentes en estas supuestas sociedades.

Claro está que hallar rastros de estos componentes en otros planetas no dan la certeza de que haya vida en dichos lugares, pero es un buen punto de partida para su investigación. Con mayores herramientas como el telescopio James Webb, en el futuro se podrá llegar a todos estos análisis.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.