MSR
El suelo marciano captado en imágenes gracias al Perseverance. | Fuente: NASA

La nueva carrera espacial ya no se centra en la Luna, a donde se espera regresar en 2024, sino en Marte. El Planeta Rojo es blanco de misiones de exploración en su superficie y atmósfera y la más importante de ella, el Perseverance, necesita enviar sus muestras a la Tierra para un profundo análisis. ¿Cómo lo hará? Para ello, la NASA y la ESA están desarrollando la misión Mars Sample Return (MSR).

Ideada para el 2026, la MSR tendrá un valor de contrato de millones de dólares y marcará el camino para conocer con detalle la geografía de Marte. 

Unión internacional

La agencia espacial norteamericana, NASA, y la Agencia Espacial Europea (ESA) tienen planeado que la Mars Sample Return se divida por etapas, las cuales, unidas, tendrá como objetivo que las muestras obtenidas por Perseverance lleguen a la Tierra.

La primera parte de la misión es el trabajo en sí del Perseverance en el suelo marciano. Estas muestras serán recolectadas desde ya por el robot y serán almacenadas en tubos especiales.

Para el 2026, se espera que llegue la segunda parte del MSR, el Sample Retrieval Lander (SRL), el cual está compuesto de dos minietapas: el Sample Fetch Rover (SFR) y un Mars Ascent Vehicle (MAV). Gracias al sistema Mars Ascent Propulsion System (MAPS), se enviará a órbita dichos frascos contenidos en cilindros especiales.

Ya en el espacio, el Earth Return Orbiter (ERO) será la nave encargada de captar las muestras marcianas y traerlas de regreso a la Tierra. El programa está programado para concluir en 2031.

Traer muestras de Marte a la Tierra permitirá a los científicos de todo el mundo examinar las muestras utilizando instrumentos sofisticados demasiado grandes y complejos para enviarlos a Marte, y permitirá que las generaciones futuras los estudien utilizando tecnología que aún no está disponible. El análisis de las muestras en la Tierra permitirá a la comunidad científica probar nuevas teorías y modelos a medida que se desarrollen, al igual que las muestras de Apolo devueltas de la Luna lo han hecho durante décadas.

El primer paso

De manera inicial, más allá de la exitosa llegada del Perseverance, la NASA ha adjudicado el contrato del Mars Ascent Propulsion System (MAPS) a Northrop Grumman Systems Corporation de Elkton, Maryland, para proporcionar soporte de propulsión y productos para misiones de vuelos espaciales.

El contrato de tarifa fija con costo adicional tiene un valor potencial de servicios de misión de 60,2 millones y un valor potencial máximo de 84,5 millones de dólares. El trabajo en MAPS comienza inmediatamente con un período base de 14 meses, seguido de dos períodos de opción que pueden ejercerse a discreción de la NASA.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.