InSight
La nave espacial InSight de la NASA con sus instrumentos desplegados en la superficie marciana | Fuente: NASA

El módulo de aterrizaje Insight de la NASA se encuentra en un momento crítico luego de ingresar en un modo de hibernación de emergencia para que las baterías recuperen energía en Marte.

InSight, que hace poco recibió una extensión de su misión en la superficie de Marte por dos años más, está sufriendo del clima inclemente del Planeta Rojo, amenazando sus baterías que le dan vida.

Desde 2018, InSight se encuentra en una llanura llamada Elysium Planitia, lugar desde donde ha detectado 500 “martemotos”, además del paso de 10 mil diablos de polvo. Sin embargo, el polvo está cubriendo sus paneles solares y las ráfagas de viento no han sido capaces de limpiarlos.

Modo Off

Hoy en día, los paneles solares de InSight están produciendo solo el 27% de su capacidad libre de polvo. Ese poder tiene que ser compartido entre instrumentos científicos, un brazo robótico, la radio de la nave espacial y una variedad de calentadores que mantienen todo en funcionamiento a pesar de las temperaturas bajo cero. Dado que la temporada más ventosa del año marciano acaba de terminar, el equipo no cuenta con un evento de limpieza en los próximos meses.

Por lo mismo, InSight se encuentra en un modo de hibernación apagando todas las funciones no necesarias para supervivencia, intentando ahorrar suficiente energía para mantenerse a flote en la superficie en medio de noches extremas de hasta -90°C.

"Esperamos poder devolverlo a la vida, especialmente si no está dormido o muerto durante un largo período de tiempo", dijo a Insider Bruce Banerdt, investigador principal de InSight. "Pero esa sería una situación peligrosa". 

La agencia espera reiniciar las operaciones completas de InSight después de que Marte vuelva hacia el Sol en julio. Si puede sobrevivir a este invierno marciano, el módulo de aterrizaje podría seguir escuchando terremotos y rastreando el clima hasta 2022.

La escasez de energía de InSight contribuyó a la decisión de la NASA de abandonar el "topo" del módulo de aterrizaje en enero. Se suponía que esa sonda excavadora mediría la temperatura en las profundidades de la corteza marciana, datos cruciales en el estudio de la historia y la estructura interna del planeta.

Ahora los científicos se están perdiendo aún más datos a medida que el módulo de aterrizaje apaga sus instrumentos. Sus mediciones del clima de Marte se han vuelto escasas, y en el próximo mes dejará de escuchar los terremotos de Marte.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.

Sepa más: