Copernicus Sentinel-6 Michael Freilich
La sonda vigilará los niveles del mar en el planeta. | Fuente: NASA

Este fin de semana, la NASA lanzó a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceX el satélite Copernicus Sentinel-6 Michael Freilich, una sonda de última generación creado junto a la Agencia Espacial Europea (ESA).

Desde el Complejo Espacial 4E de la Base Aérea de Vandenberg, en California, el satélite fue puesto en órbita exitosamente, marcando el inicio de sus operaciones.

Copernicus Sentinel-6 Michael Freilich, cuyo nombre le debe al antiguo director de la División de Ciencias de la Tierra de la NASA, está diseñado para vigilar los cambios en el nivel del mar de todo el planeta.

Este es el primero de dos satélites idénticos que ofrecerán mediciones clave de los cambios en el nivel del mar. Una vez seguro en órbita, el satélite continuará con el registro a largo plazo de los datos de referencia de altura de la superficie marina, extendiéndolos así hasta su cuarto decenio de registros.

Al cartografiar el 95% del océano libre del planeta cada diez días, ofrecerá información crucial para la oceanografía operacional y la climatología. 

El aumento del nivel del mar es un indicador clave del cambio climático, por lo que la monitorización precisa de los cambios en la altura de la superficie marina a lo largo de decenios es esencial para la climatología, para las políticas y para proteger a quienes se encuentran en zonas de riesgo por su baja altitud.

(Con información de Europa Press)

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.