Manglares de Tumbes
Una fotografías de los Manglares de Tumbes, santuario nacional del país. | Fuente: Difusión

Los árboles de manglar, valiosos ecosistemas costeros presentes en climas cálidos, no sobrevivirán al aumento del nivel del mar para 2050 si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, según un estudio publicado en la revista Science.

Los manglares almacenan grandes cantidades de carbono, ayudan a proteger las costas y proporcionan hábitat para peces y otras especies. Utilizando datos de sedimentos de los últimos 10.000 años, un equipo internacional dirigido por la Universidad Macquarie en Australia estimó las posibilidades de supervivencia de los manglares en función de las tasas de aumento del nivel del mar.

Cuando las tasas excedieron los 6 milímetros por año, similar a las estimaciones bajo escenarios de altas emisiones para 2050, los científicos descubrieron que era muy probable que los manglares dejaran de seguir el ritmo de los crecientes niveles de agua. Es más probable que los manglares sobrevivan cuando el aumento del nivel del mar es inferior a 5 milímetros (aproximadamente 0,2 pulgadas) por año, que se proyecta para escenarios de bajas emisiones este siglo.

"En escenarios de altas emisiones, las tasas de aumento del nivel del mar en muchas costas tropicales superarán los 7 milímetros por año, la tasa a la que concluimos que hay un 6,2 por ciento de probabilidad de que los manglares puedan sostener el crecimiento", dijo en un comunicado la coautora Erica Ashe, una científica doctoral en el Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Rutgers - Nuevo Brunswick. "La pérdida de estos ecosistemas de manglares podría dar como resultado un aumento del dióxido de carbono en la atmósfera y menos amortiguadores vitales contra las mareas de tormenta a largo plazo".

Hay alrededor de 80 especies de manglares, que crecen en áreas tropicales y subtropicales. Los manglares estabilizan la costa, reduciendo la erosión causada por mareas de tormenta, corrientes, olas y mareas, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA). El intrincado sistema de raíces de los manglares hace que los bosques sean atractivos para los peces y otros organismos que buscan alimento y refugio de los depredadores. Solo en el Santuario Nacional de Tumbes, los manglares cubren más de 28 mil hectáreas de superficie.

El estudio abarcó 78 ubicaciones y exploró cómo respondieron los manglares a medida que la tasa de aumento del nivel del mar disminuyó de más de 10 milímetros anuales hace 10.000 años a condiciones casi estables 4.000 años después. El almacenamiento de carbono a medida que los bosques de manglares se expandieron durante ese período contribuyó a reducir los niveles de gases de efecto invernadero.

Los manglares se moverán naturalmente hacia el interior si no pueden construir verticalmente, pero los desarrollos costeros a lo largo de muchas costas ya impiden en gran medida dicho movimiento. Los resultados destacan la importancia de mitigar la magnitud del rápido aumento del nivel del mar y garantizar que las medidas de adaptación costera permitan que los manglares se expandan a través de las tierras bajas costeras.

Con información de Europa Press

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.