Acaracataca es el pueblo natal de Gabriel García Márquez y su casa ha sido ahora convertida en un museo, que recrea minuciosamente los espacios en los que transcurrió la infancia de Gabo.

La casa cuenta con catorce ambientes característicos de las viviendas caribeñas de la primera mitad del siglo XX, lugar en el que el escritor colombiano gestó buena parte de su creación literaria.

Los nombres de cada espacio de la casa fueron acordados con el mismo Gabo y se puede encontrar el despacho del coronel Nicolás Márquez, abuelo del premio nobel, la sala de visitas, el taller de platería y el cuarto de hospital.

También se pueden encontrar otros ambientes como la sala de recibo, el corredor de las begonias, el cuarto de los abuelos, el del niño Gabo, el de Sara Emilia -hija del tío Juan-, el cuarto de los trastos, la cocina y despensa y el cuarto de los guajiros y el patio.