Maritza Villavicencia escribió un libro que exploró el verdadero rol de la mujer en la historia de nuestro país. | Fuente: GRUPO RPP S.A.C. | Fotógrafo: MARCOS REATEGUI

Mama Ocllo no fue la esposa de Manco Capac ni las encargadas de la cocina en el imperio Inca eran consideradas domésticas, sino mujeres de gran relevancia sociopolítica. Esas son algunas de las revelaciones que hace Maritza Villavicencio en "Mujer, poder y alimentación en el antiguo Perú", obra premiada como mejor libro del mundo en la categoría Editorial Universitaria en el prestigioso Gourmand World Cookbook Awards 2018.

Villavicencio, museógrafa de profesión, explora el verdadero papel que cumplió la mujer peruana en la era prehispánica y cómo es que la cocina se convirtió en una herramienta de poder para el género femenino en aquella época. Mi trabajo me hizo ver que había que investigar nuestro pasado con otros ojos para develar la verdadera iconografía de la mujer”, manifiesta Villavicencio en conversación con RPP Noticias. 

"Por ejemplo, descubrimos que Mama Ocllo no era la esposa de Manco Cápac, como nos enseñaron a todos, en realidad fue la Colla [esposa] de Tupac Yupanqui", explica. “Ella fue la madre de Huayna Cápac. Mama Ocllo fue una mujer poderosísima, de gran autoridad, no estamos hablando de una mujer doméstica", agrega la investigadora.

Lo curioso de su investigación, según revela la propia Maritza Villavicencio, es que todos los datos que ella incluye en su libro corresponden a información que ya existía en muchos estudios, “solo que nadie lo notó, creo que era necesario mirarlo con otro enfoque”.

La museógrafa descubrió nuevos detalles que pueden cambiar nuestra historia | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: MARCOS REATEGUI

LA RELEVANCIA DE LA COCINA

La razón más importante y por la que la obra de Maritza Villavicencio calificó a una de las premiaciones más importantes de la gastronomía es el descubrimiento de la relevancia que tuvo la cocina en la sociopolítica del antiguo Perú. "Aunque hoy en día relacionamos a la cocina y a la mujer, pensando en un rol sin poder, en la época incaica [esta relación] tenía un peso muy distinto", comenta la historiadora. Ella explica que "la mujer encargada de la cocina tenía un estatus mayor al de muchos hombres y mujeres, tenía un peso sociopolíticamente relevante".

En la obra Villavicencio argumenta que, por más talento que alguien tuviese para la cocina, “el cargo de cocinera o de responsable de la cocina de la comunidad se le daba a aquella mujer que tenía poder y capacidad de liderazgo, ya que ella tendría un rol activo dentro de las decisiones del pueblo”.

Estas son solo algunas de las revelaciones de “Mujer, Poder y alimentación en el antiguo Perú”, escrita por María Villavicencio e impulsada por investigadores de la Universidad San Martín de Porres, obra que ha vuelto a poner al Perú ante los ojos del mundo.

0 Comentarios
¿Qué opinas?