La brasileña Braskem necesitará reservas por 6 tcf (billones de pies cúbicos) de gas natural para justificar su ambicioso complejo petroquímico de 3.500 millones de dólares en Perú, dijo el jueves un ejecutivo de la empresa.

Pero Sergio Thiesen, director de Braskem para América del Sur, declaró a Reuters que la información preliminar sugiere que el proyecto de 1,2 millones de toneladas anuales de polietileno en la costa peruana es viable.

"Nosotros precisaríamos 6 tcf (billones de pies cúbicos de gas, por su sigla en inglés) para justificar 20 años de proyecto, que es lo que se considera mínimamente razonable", dijo el ejecutivo.

Las reservas determinarán el futuro del complejo petroquímico, que comenzaría a operar en el 2018 y es una pieza clave en la estrategia del presidente Ollanta Humala para transformar la matriz energética de la nación sudamericana, cuyo crecimiento se ha acelerado.

La petrolera estatal brasileña Petrobras, socia de Braskem en el proyecto, espera hallar de 8 y 10 tcf en dos yacimientos de la región de Camisea, en los Andes peruanos.

Y la participación brasileña no termina ahí. La planta será abastecida a través de un gasoducto de 1.000 kilómetros de largo que empezaría a ser construido este año por la empresa de ingeniería Odebrecht, controladora de Braskem.

Aunque Odebrecht elevó la semana pasada el presupuesto del gasoducto desde 3.000 hasta 5.000 millones de dólares, Thiesen descartó que el costo del complejo petroquímico también vaya a ser aumentado.

El ejecutivo brasileño dijo además que tampoco está claro el nivel de participación de la petrolera estatal Petroperú.

"Un 20 por ciento es una especie de objetivo. Pero puede ser más o menos, según como evolucionen esos proyectos", añadió.

Braskem calcula que tendrá una participación del 15 por ciento del costo de capital y está buscando socios para el proyecto.

"Estamos conversando con empresas internacionales. Empresas japonesas son las más interesadas", dijo Thiesen.

También existe interés de algunos fondos administradores de pensiones peruanos, que cuentan con un fuerte nivel de liquidez.

Thiesen dijo que aproximadamente 1 millón de toneladas de polietileno producidas en el complejo petroquímico serían para abastecer los mercados de Chile, Colombia, Perú y Ecuador.

"Los excedentes podrían ser exportados a China. Pero el mercado foco serán los países de la costa del Pacífico de América del Sur", dijo.

REUTERS