Conozca los indicadores por los que proponen un impuesto a la comida chatarra

Encuesta realizada por el Minsa el 2006 revela que el 58% de peruanos consume al menos una vez por semana este tipo de comidas y que las enfermedades coronarias están entre las principales causas de muerte.
foto: EFE

La propuesta de la creación de un impuesto a la denominada “comida chatarra” tiene entre sus argumentos el daño que este tipo de alimentos hace a la salud de los peruanos. Este efecto quedó documentado en un estudio realizado por el Ministerio de Salud el año 2006, cuando la ministra de Salud era Pilar Mazzetti.

Se trata de la  “Encuesta Nacional de Indicadores Nutricionales, Bioquímicos, Socioeconómicos y Culturales Relacionados con las Enfermedades Crónicas Degenerativas”, con la participación de 4,206 personas de distintos estratos sociales de todo el Perú. 

En esta encuesta, el 87% manifestó comer frituras con frecuencia semanal (al menos 1 vez por semana) y el 58% de encuestados admitió que al menos una vez por semana consumía alimentos llamados “chatarra” o “Fast food”. El estudio incluye en esta categoría a las hamburguesas, salchipapas, el pollo broaster y la pizza. Esta costumbre de consumo fue mayor en Lima Metropolitana.

El estudio reveló que la prevalencia de sobrepeso (Indice de Masa Corporal entre 25 y 29,9) afecta al 35% de la población peruana, siendo mayor en el caso de mujeres (39%). El grupo más afectado son los de entre 40 a 49 años (41%), es decir, casi la mitad de pobladores peruanos tenía sobrepeso. Nuevamente Lima Metropolitana era la más afectada.

En cuanto a la obesidad el estudio reportó que era un mal padecido por el 16.5% de la población, aunque la proporción era mayor conforme aumentaba el grupo de edad. Y nuevamente, las mujeres eran las más propensas (20.3%).

Este estudio del 2006 indagó sobre condiciones de salud y hábitos alimenticios, pero no incluye información sobre el costo que debe afrontar el Estado para tratar estas afecciones.

Sin embargo, esto se infiere de la información sobre las principales causas de muerte. Desde los años 60, las enfermedades cardiovasculares fueron cobrando cada vez más importancia en los indicadores de morbilidad y mortalidad. En el 2001, el 18,2% de las muertes en el país se debieron a enfermedades cardiovasculares, mientras que las neoplásicas quedaron en segundo lugar con 17,5%.