La economía de la región Asia-Pacífico, que incluye países como China, India, Rusia y Corea del Sur, se desacelerará este año, con una tasa de crecimiento del 6,5 %, frente al 7 % registrado en 2011, pronosticaron hoy analistas de la ONU.

Los factores que más influirán en esta tendencia es la previsible disminución de las exportaciones hacia los países desarrollados, que afrontan circunstancias económicas difíciles, y el aumento de los
precios de las materias primas, principalmente del petróleo y los alimentos.

La Comisión Económica y Social de la ONU para Asia y el Pacífico (ESCAP, por sus siglas en inglés) presentó hoy los resultados de su informe anual sobre las perspectivas económicas y sociales de
Asia-Pacífico, en el que recalca que los principales riesgos para la economía de la región son "externos", pero pueden tener efectos considerables.

El elemento más desestabilizador es, por el momento, la amenaza de un agravamiento de la crisis de la deuda en Europa y se calcula que si esto ocurriese las exportaciones de los países de Asia-Pacífico podrían disminuir hasta en 390.000 millones de dólares en el periodo 2012-2013, según los expertos del organismo técnico de la ONU.

Sobre el precio del petróleo, el informe de la ESCAP recuerda que en el pasado reciente los "altos precios de la energía han empujado hacia arriba los costes de la producción agrícola y de los alimentos", una situación especialmente delicada en vista de que la mayoría de países de la región son importadores netos de crudo y varios subsidian de manera importante el combustible.

También afectan de manera negativa el elevado coste del capital y las políticas monetarias distendidas, advirtieron hoy los autores del estudio que evalúa la zona de Asia-Pacífico, que, a pesar de estas circunstancias, se considera que será el principal sostén de la economía mundial en el futuro próximo.

Ello porque a pesar de la ralentización que se vaticina será la región con el mayor crecimiento.

La economía china se expandirá a una tasa del 8,6 % (frente a un 9,2 % el año pasado) y la de India a un 7,5 % (6,9 % en 2011).

En el caso de Rusia se prevé que el crecimiento este año será del 3,8 % (comparado con un 4,3 %) y el de Corea del Sur alcanzará el 3,5 % (frente a un 3,6 % en el ejercicio pasado).

Según la ESCAP, el potencial de comercio con la región Asia-Pacífico ayudará igualmente a otras regiones, como África y América Latina, "a reducir su dependencia de las economías desarrolladas que ahora tienen un bajo crecimiento".

EFE