Diferencias entre tasas de interés afectan competitividad del Perú

Según el último ranking de competitividad del Foro Económico Mundial, el Perú tiene el más amplio margen entre tasas activas y pasivas.
Foto: Andina

El alto costo del crédito que rige en el país y las reducidas tasas de interés que pagan los bancos por nuestros ahorros han generado que el Perú tenga uno de los más amplios márgenes de intermediación financiera que hay en el mundo según el último ranking de competitividad del Foro Económico Mundial que destaca el investigador de CENTRUM Católica Germán Alarco en el libro “Competitividad y Desarrollo”.

“Estamos en una posición muy mala en intermediación financiero, esto es la diferencia entre las tasa de interés activa y pasiva. Obviamente es bueno para la competitividad tener un diferencial bastante reducido, pero en el caso peruano tenemos que según la información del Foro Económico Mundial estamos en la posición 132 de 139 países, es decir estamos en los últimos lugares”, precisó.

Según información del Fondo Monetario Internacional que recoge Alarco, en el 2010 la tasa de interés activa promedio fue de 19%, mientras que la pasiva solo llegó a 1.54%, lo que genera  una diferencia de 17 puntos porcentuales entre ambas tasas. Mientras que en países como Argentina o Panamá, por citar solo algunos, la diferencia  llega a 1.39 y 4.7 puntos respectivamente.

“Una empresa que necesita operar cotidianamente necesita acceder a recursos financieros de corto plazo y si tiene que pagarlos a altas tasas de interés, eso afecta sus resultados eleva sus costos y al elevar sus costos obviamente hace que los productos peruanos sean menos competitivitos tanto en el lado local como en el mercado internacional”, advirtió.

A diferencia del profesor de CENTRUM,  la investigadora de la Universidad del Pacífico Claudia Cooper  no cree que este margen responda a un problema de concentración financiera o de competencia entre los bancos, sino más bien a una falla en la estructura financiera, donde el que el microcrédito es mucho más masivo que en otros países.

“Uno de los problemas principales en el Perú por lo que las tasas, sobre todo las de las microempresas siguen tan altas, es por el tamaño del crédito, para los bancos mantener la red que mantienen es muy alta, entonces si el crédito es de S/.500 el costo fijo de ese crédito es muy alto”, explicó.

Sin embargo, ambos analistas coinciden en la necesidad de resolver los elevados costos del financiamiento para las microempresas.