Foto: Andina
La Corporación Andina de Fomento (CAF) informó que ha elevado a 5.5 por ciento su proyección de crecimiento promedio para la economía peruana durante el presente año.

En febrero del presente año, el organismo multilateral había estimado que la economía peruana tendría un crecimiento superior a cuatro por ciento en el presente año, teniendo en cuenta la reactivación que se registró desde finales del año pasado.

Sin embargo, la CAF ahora prevé que durante el período del 2010 al 2012 se registrará una tasa promedio anual de crecimiento de 5.5 por ciento para el Perú, con un sesgo hacia el alza.

Explicó que entre las razones que tuvieron en cuenta para elevar su proyección sobre el Perú están los favorables resultados de los indicadores adelantados al primer bimestre de 2010 tanto en consumo de cemento, electricidad y venta de vehículos nuevos, así como la mejora relativa esperada en el contexto económico y financiero internacional.

Otros argumento fueron las favorables expectativas de los empresarios y consumidores en el Perú y la consolidación del grado de inversión que a finales de 2009 fue otorgado por Moody's.

La CAF también tuvo en cuenta la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Perú y China, así como el cierre y/o avance en las negociaciones de acuerdos comerciales con la Unión Europea, Corea del Sur y Japón.

Indicó que todos estos hechos hacen prever un contexto económico muy favorable para el Perú en los próximos años

Por otro lado, la CAF recordó que durante el 2009, la economía peruana sufrió fuertemente los embates de la crisis financiera internacional, desacelerando su crecimiento a 0.9 por ciento, luego de haber registrado una expansión cercana a diez por ciento en 2008.

Explicó que el principal factor detrás de este resultado fue la contracción de la demanda interna (-2.9 por ciento), en particular de la inversión privada (-15.2 por ciento) y del flujo de inventarios; así como la menor demanda externa asociada al proceso recesivo global.

Sin embargo, detalló que lo anterior fue más que contrarrestado por el gran impulso fiscal y por la positiva evolución del consumo privado.

Comentó que durante el tercer trimestre del 2009 se empezaron a presentar algunas señales de recuperación y que se consolidaron durante el cuarto trimestre (la economía creció 3.4 por ciento).

Entre esas señales destacó el dinamismo de los sectores no primarios (4.4 por ciento de crecimiento) y el crecimiento del volumen de las importaciones de insumos (6.3 por ciento durante el trimestre), en línea con la reposición de inventarios por parte de las empresas industriales; entre otros.

-ANDINA